MANIFESTACIÓN EL 12 DE MARZO

El Plan Bolonia supone la mercantilización de la universidad, además de una privatización encubierta y una elitización que impedirá a los jóvenes de clases populares acceder a estudios superiores.

A raíz de la implantación del Plan Bolonia las y los estudiantes de las universidades de todo el Estado comenzaron a organizarse para estudiar las leyes de esta reforma educativa y decidieron plantarle cara a las consecuencias de estas.

Las asambleas de estudiantes de algunas universidades, en vista a que sus reclamaciones eran ignoradas por todas las instituciones, empezaron a tomar facultades como forma de protesta.

Ante el crecimiento del movimiento estudiantil antibolonia, los rectores de las universidades más importantes de todo el Estado, pidieron la ayuda del Gobierno para neutralizar y desarticular las reivindicaciones de los grupos estudiantiles contrarios a este proceso.

En La Universidad de La Laguna, el 8 de octubre los estudiantes salimos a la calle a protestar por la implantación de un nuevo calendario académico adaptado al modelo de Bolonia. Los alumnos de los Colegios Mayores se sumaron a las protestas, al verse perjudicados por los desalojos que el rectorado llevó a cabo, con el fin de convertir a los Colegios Mayores y Residencias en instrumentos de la nueva movilidad que pretende el Plan Bolonia. La respuesta, tanto aquí como en el resto del Estado, fue la de expedientar indiscriminadamente a los alumnos.

Las asambleas, ante esta agresión, han decidido coordinar su trabajo en todo el Estado, y en Valencia, un encuentro estatal de representantes de todas las asambleas propuso el 12 de marzo como fecha para una huelga general de estudiantes.

A esta convocatoria, los estudiantes de Tenerife hemos decidido sumarnos. Nos sumamos para dejar claro nuestro rechazo al nuevo sistema de financiación que permite la entrada de capital privado en la universidad, al nuevo sistema de becas, que no garantizará el acceso sino a las clases pudientes y medias, que tendrán la capacidad de pagar las hipotecas de los nuevos prestamos-beca, contra el nuevo sistema de grados-postgrado, que supondrá una vuelta de tuerca más en la elitización: sólo los que se puedan permitir sacar el postgrado tendrán posibilidades reales de trabajar.

Nos sumamos a esta convocatoria para reivindicar el final de la precariedad: no queremos hacer prácticas sin remunerar en las empresas, no queremos que se nos evalúen capacidades como el “espíritu de empresa” o la “capacidad de hablar en público”; para reivindicar una universidad accesible para todos y todas, con matrícula gratuita; para pedir una universidad de calidad, tanto docente como con infraestructuras dignas; una universidad al servicio de la sociedad y no del mercado.

No decimos que no por inercia: creemos que ni el actual modelo ni, mucho menos, el promovido por el Plan Bolonia fomentan un pensamiento crítico y razonado entre los estudiantes. Por eso, nuestra alternativa es la elaboración de una ley de educación que nazca desde las bases de la comunidad educativa, de forma asamblearia, y que se apruebe en referéndum por todas y todos tras un periodo de información y estudio de la reforma.

Por todo esto exigimos la paralización del Plan Bolonia y consultar a los estudiantes para saber si quieren o no esta reforma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s