EL RETO

¿Hacia dónde nos dirigimos?- o lo que es más inquietante- ¿Hacia dónde nos dirigen? ¿Saben los timoneles de nuestra sociedad hacia dónde navegan? ¿Es posible el optimismo en el presente? ¡Qué tiempo de incertidumbre!, pero ¿Qué época no lo ha sido? Así es la vida de las personas y el devenir histórico de los pueblos; una nada que se abre ante los pies y se consolida con ilusiones, quimeras, entelequias y demás fantasmas.

El dinero ,la última enloquecida búsqueda de cuántas ha emprendido la humanidad, el sueño capitalista, languidece y pervive solo gracias a los azotes de aquellos a quienes sirve, igual que una bestia moribunda azuzada para que rinda hasta el último de sus esfuerzos.

Sin embargo parece que el embrujo del ansia por poseer objetos como dogma fundamental de la vida se desvanece en el corazón y en los ojos de la gente. Ya es demasiado evidente que ninguno de nosotros va a poseer una casa por el módico precio de doscientos mil euros, o un coche de primera mano o un ordenador de primera generación o una bicicleta de fibra de carbono. No es posible con sueldos que en la mayoría de los casos no llegan a mileuristas, cuando hay sueldo claro. Todo proyecto social se basa en el mito. Cuando ese mito pierde credibilidad, el proyecto al que sustenta está abocado a la muerte o a la metamorfosis. El mito de la riqueza basada en el honrado esfuerzo está más que desmentido.

Seamos conscientes de que ni aunque trabajemos dieciséis horas al día podríamos pagar ni el más modesto cuchitril. El sueño del consumismo estaba basado en la deuda; chalets, coches de lujo, fiestas, hoteles.. Todo ello pagado no con el rendimiento del trabajo sino con el dinero fácil que interesadamente nos ofrecían los bancos. Ahora que la orgía ha terminado quedan las deudas de por vida, y la obligación de arrastrar la dignidad hasta el más fétido de los fangos para pagarla; es nuestro cupo de responsabilidad, nuestro peaje por querer alcanzar el sueño del hombre capitalista.

En el fondo no es más que otra forma de esclavitud, siempre basada en la deuda. La deuda es un grillete. Caído el velo que deformaba la realidad observamos con estupor cuál es nuestro papel en esta máquina social; el que ha sido siempre desde el principio de los tiempos, enriquecer y mantener con nuestro sudor a las elites sociales. Somos esclavos en esta sociedad y lo seremos siempre, es una pura cuestión de matemáticas.     

Sin embargo aún tenemos pan en nuestras mesas y alcohol y sexo y fútbol, pero ¿hasta cuándo seguiremos mirando hacia otro lado?¿Hasta cuándo vamos a seguir negando la evidencia del fracaso de este proyecto social? Toda generación tiene una responsabilidad y creo que la nuestra consiste en proponer una alternativa que permita a cada hombre y mujer vivir decentemente del trabajo de sus manos y que no vaya contra la tierra que nos sustenta y nos da de comer. Creo que de lo contrario la historia nos juzgará como unos fracasados, pues nuestros actos nos definen.

La indignación vibra en Internet, el descreimiento y la rabia corren a raudales por el entorno virtual. Pero es en la calle donde debe expresarse el grito del pueblo, porque la calle es nuestra, es de la gente, aunque hace tiempo que nos la robaron, es en la calle donde debemos encontrarnos para dar el primer paso para empezar a cambiar las cosas. La vida es en sí misma una responsabilidad,  nuestra responsabilidad. Aceptemos el reto de crear un mundo mejor para nosotros y para los que vendrán después.

                                                                                                                                                                               Germánico Álvarez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s