Intervención de AMEC en la sesión del Claustro del 24 de marzo de 2011

 

(Sesión del Claustro dedicada a la presentación de los programas de gobierno de los candidatos a Rector, así como de sus consejos de dirección)

 

En esta Universidad hay muchos “demócratas” y muy poca democracia. Esta casa sufre el lastre, el pernicioso lastre, de una tradición política autoritaria. En la Universidad de La Laguna algunos se han empeñado en representar la comedia de las buenas formas, cuyo reverso alberga la semilla ruin del totalitarismo. La Universidad debería ser el paradigma del espacio público, de lo público entendido como el marco abierto a toda la sociedad, ese espacio en apertura diáfana y perenne. La Universidad de La Laguna debería ser el centro intelectual, científico y cultural de Canarias y, no exageramos si lo aventuramos, la Universidad de La laguna debería ser el principal referente académico de esta parte del mundo…

Desgraciadamente, esta Universidad lleva muchos años en manos de unas pocas familias o clanes. Grupos de poder que se autoproclamaron dueños de esta extensión de capital público y que han creído ser sus legítimos administradores. La realidad es que son deudores de su propia arrogancia y, en algunos casos, auténticos mediocres sin solución. Sin duda alguna, en esta Casa muchos permanecen posados esperando el advenimiento de cada final de mes. En esta Casa no se trabaja duro. La norma es el esfuerzo mínimo y, por eso, las marginales oportunidades que nos ofrecía la Convergencia Europea se esfumaron: los informes al respecto son público y notorios.

Pese a que algunos han pretendido ocultar la realidad con supuestos logros, más vinculados estos a premios regionales de consolación, las evidencias nos muestran que no hemos avanzado nada o casi nada en estos años. Por eso, algunos reclaman más tiempo, nosotros les damos la eternidad. Nuestra batalla no será la de poner o quitar rectores. Eso se lo dejamos a otros, a esos alumnos probos y de provecho que “saben” cual es su lugar en esta Institución y para quién trabajan. Nosotros nos reservamos otro papel, un papel más noble y a la altura de lo que hemos representado para esta Universidad desde finales del 2006. Democratizar la ULL, esa será nuestra misión: ¡Quemar las naves en honrada y generosa entrega en pos de una Universidad a la altura de nuestro Pueblo!

Y tenemos un deseo: que algún día un gobierno canario verdaderamente democrático fiscalice hasta la última esquina de esta casa de estudios. No se asusten. Éste no es el deseo de una bestia maligna, por el contrario, es un ejercicio de ciudadanía y de responsabilidad. ¡Qué caiga de una vez por todas el telón de esta comedia miserable! Ya estamos cansados de cohortes de damnificados que se creen dueños de lo que le pertenece al Pueblo Canario. Canarias se merecía algo mejor, señoras y señores. Sus sueldos deberían dejar mejores rentas a nuestra gente trabajadora. Sobre todo, no deberíamos tener que aguantar ese persistente intento de disciplinarnos, miserable letanía de viejancos trasnochados. No queremos esa disciplina cuartelaria y fascistoide; al que le guste, que la aplique en su casa. Somos la vanguardia de algo que está por venir, señores candidatos. Podrán matar al mensajero, pero ya nadie podrá seguir engañando a una mayoría imparable. El mundo no será de los mansos, aunque eso sea lo que prediquen con insistencia los funcionarios de Roma en las capillas universitarias.

Por todo esto, el principal anuncio que queremos realizar en esta sesión del Claustro es que AMEC se compromete a hacer oposición, independientemente de cuál de los dos candidatos resulte vencedor en este proceso. Oposición que durante estos cuatro años ha sido la voz de nuestro grupo de estudiantes, a pesar de que el resto de este Claustro haya permanecido en silencio. AMEC seguirá ejerciendo la crítica, la denuncia y todo tipo de acciones que consideremos oportunas, y si alguien no está de acuerdo con la actividad de AMEC, y cree que le perjudica, que valore sus acciones, que realice las que también crea oportunas, pero que se ande con cuidado a la hora de amenazar y coaccionar a miembros de nuestra organización. No vamos a tolerar que ningún rector, candidato a rector, decano o cualquier otra persona de dentro o de fuera de esta Universidad coarte nuestra libertad de expresión. Si alguien, presente o no en esta sala, entiende la política universitaria como política de juzgado, les estaremos esperando en la puerta.

En definitiva: AMEC tiene un objetivo claro, apostar a todas luces por la libertad de expresión. No vamos a permitir que se instaure en la Universidad la doctrina del miedo y que se use éste como una herramienta para doblegar al estudiante y lograr el sometimiento del espíritu crítico a las voluntades del poder. Por ello, exigimos una Universidad donde se pueda ejercer el derecho a disentir, es decir, a cuestionar las acciones que lleva a cabo el poder institucional y su aparato coercitivo. Y cuando hablamos de aparatos de coerción, señalamos al Servicio de Inspección, nacido en el último mandato, y que este colectivo espera que no se convierta en un sistema de depuración política. No queremos un sistema de vigilancia o fiscalía estudiantil respaldado institucionalmente, un sistema destinado a enjuiciar los procesos de participación estudiantil.

De esta forma, para quienes entiendan que el Servicio de Inspección, creado durante este mandato, es una herramienta al servicio de intereses particulares, lanzamos nuestra primera pregunta:

¿Continuará usted, Sr. Candidato a Rector, Eduardo Doménech, con su política de acoso a los portavoces y militantes de AMEC?

Ahora a los dos: ¿Van a llevar el tema de los estatutos directamente a Consejo de Gobierno o abrirán un proceso estatutario donde haya una participación amplia de todos los sectores?

¿Van ustedes a seguir apoyando este absurdo régimen de permanencia, atentando contra los estudiantes con dificultades laborales o económicas?

¿Qué van a hacer con las convocatorias de examen? ¿Van a cargarse alguna?

¿Arreglarán de una vez por todas las infraestructuras, accesos, iluminación y eliminarán las barreras arquitectónicas, tan perjudiciales para las personas con problemas de movilidad?

¿Van ustedes a seguir presidiendo el consejo de estudiantes o por fin le darán toda la soberanía que le corresponde al alumnado en este órgano?

¿Va a ser este Campus de Excelencia Regional algo más que simplones cartelitos en las fachadas de los edificios o harán que de una vez por todas funcionen los ordenadores en las bibliotecas, que haya más seguridad, un mejor servicio… en fin, verdaderas medidas para la excelencia?

Vimos, hace cuatro años, al rector defender las buenas relaciones con el Gobierno de Canarias. Hoy, vemos que estas relaciones no están como antes. ¿Va a cambiar esto? La verdad es que ayudaría mucho a todo el alumnado que mejoraran las relacionen entre ambas administraciones.

Ahora que CajaCanarias ha pasado a formar parte del holding financiero “Banca Cívica”, ¿se va a conservar representación institucional en este raro conglomerado? ¿Van a subir las tasas académicas?

Y, por último, y no menos importante: ¿Admitirán de una vez por todas la desastrosa aplicación del Plan Bolonia en la Universidad pública o no se han dado cuenta de lo catastrófico que ha sido todo esto?

 

5 comentarios en “Intervención de AMEC en la sesión del Claustro del 24 de marzo de 2011

  1. Me gustaría saber cuáles fueron las respuestas de los candidatos a rector a las preguntas planteadas, si es que acaso respondieron.

  2. Sigo con la Fatwa averiada del averito ese. La frase de hoy:
    «Esta facultad se siente orgullosa de la profesionalidad del equipo dirigido por nuestra administradora Carmen Barroso».
    1º) ¿De cuando a esta parte, miembros de esa psycho-facultad, una facultad tiene sentimientos? ¿Puede ese artefacto u organización «sentir» orgullo o desprecio, odio a amor, etc? De nuevo estos mendas vulneran la regla mínima de que en las fases transitivas: que el sujeto pueda ser autor de la acción del verbo. ¿Dónde carajo se les dieron títulos y plazas a esta gentecilla? Respuesta: en la facultad cuya junta emite la fatwa. ¡Gúardenme un cachorro! (Pero que no sea averito, no me gustan los perros pequeños y malencarados).
    2º) ¿A que viene la felonía de nombrar a un miembro del PAS? Se trata de esto: bajo la coartada de que intentan defenderla, están señalando un objetivo. La nombran para dar el nombre de una posible culpable. Se creen que nosotros, los estudiantes cercanos a AMEC, somos tan canallas y desalmados como ellos. Quieren que la hagamos a ella culpable del tema de las becas, quieren que la persigamos: nos la presentan en bandeja, señalada. Son tan cobardes que necesitan esconderse detrás del PAS -y tan rastreros como para pensar que nosotros vamos a emprender una guerra con trabajadores que bastante desgracia les ha caído ya encima con tener que tratar con ellos.
    3º) Por cierto, ¿por qué no dejan en paz de una vez el tema de la «profesionalidad»? Esto comienza a oler a los anuncios esos picantes que trae EL DIA. Muchachos, que esta es la universidad de La Laguna, que esto no es Harvard, que aquí hay que sufrir a profesores como averito. Ya está bien con esa majadería de la profesionalidad. Hagan su trabajo sin no meter demasiado la pata, y dejen de joder a los alumnos. Tranquilamente, vaya, ¡sin un exceso de profesionalidad!

  3. Me escribe el administrador del blog para comunicarme una queja respecto a un comentario en el que yo relataba unas situaciones de la infancia de avero.
    Retiraron mi comentario del blog.
    Quiero quejarme por eso, ya que mi comentario era pertinente. Y no entiendo por qué AMEC protege a su propio enemigo declarado.
    En todo caso, si molesté a AMEC, que me disculpen. Pero no pienso disculparme frente al decano ese. Yo sólo intentaba comprender su inexplicable comportamiento inquisidor y abusivo, su ataque desaforado a la portavoz de un grupo claustral. Pensaba -y sigo pensando- que es un caso que sólo se explica si se atiende a la trayectoria vital del individuo. Un comportamiento tan perturbado no puede surgir sino de acontecimientos infantiles traumáticos. Eso, al menos, es lo que explican algunos en esa facultad. Mi intervención, en todo caso, tenía el principal propósito de que esa persona comprenda que algo no anda bien en ella, que tiene conflictos que arreglar -y no los va a resolver agrediendo a los estudiantes, sino con ayuda profesional.
    En fin, disculpas a AMEC….

  4. [Comentario revisado por el administrador] Vamos con la Fatwa de Avero y sus mariachis. En una de esas escriben: «así [lo] han demostrado los datos objetivos». Esta frase es otro síntoma de su enfermedad: un positivismo disléxico. Demostrar no es lo mismo que mostrar. Las demostraciones son procesos formales que nada tienen que ver con los hechos. Se trata de deducir. Los datos objetivos, muestan qué es lo que ocurre, incluso corroboran en los hechos una hipótesis -pero nunca demuestran. Por eso no hay demostraciones más que en lo matemático. Y aquí lo único matemático es que esa gente son incapaces de dar una a derecha. Hay que pedirles que para la próxima fatwa contraten a alguien que sepa escribir -a lo mejor nos contrata. ¡Avero, paga!

  5. Pingback: Aprobada la “Normativa de permanencia” de la ULL | Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s