Césped, Ciencia y falacias

 

Si desde una posición distante y desinformada -la mía, al comienzo del asunto- se entendía mal la necesidad del intento de destrozar el entorno del campus de Guajara, una vez leídos los documentos de la polémica, queda claro de parte de qué está la razón. Felicito y agradezco a las personas que tomaron la iniciativa de la protesta, especialmente a los compañeros de la Biblioteca, que nos dan un magnífico ejemplo de cómo asumir la representación de los mejores valores académicos en la ULL. No sólo me refiero a la cuestión material de la defensa de los intereses generales y a largo plazo de la Universidad. Me refiero también a la forma honrada, honesta, de argumentar a favor de su punto de vista, de exponer las razones. Aquí nos ofrecen los compañeros bibliotecarios una lección, que nos recuerda a todos los universitarios reglas fundamentales del diálogo racional a la que estamos obligados a atenernos si es que queremos que nuestros argumentos sean considerados. Una lección que parece especialmente necesaria por el contraste con la muy desafortunada retórica de los promotores del proyecto. Y es que lo que nos llega de ellos es un discurso plagado de falacias, inadmisibles en un contexto académico. Se comienza por aludir a un “grupo reducido de miembros de la comunidad universitaria“, como si la cantidad de defensores de una causa decidiera su validez. Se termina con un recurso que sólo puede entenderse como amenaza: la apelación a “la opinión pública, en caso de que se divulgase esta situación”. En medio, se nos quiere convencer con una de las más intolerables -ya que apela a la emocionalidad más ciega y presupone en el otro la minoría de edad lógica- de las falacias: la “ignoratio elenchi”. Se incurre en ella cuando se oponen, sin más, Ciencia y césped, suponiendo un entorno en el que lo primero será preferido. Claro que esa contraposición no es más que un dislate que nada tiene que ver con lo que se discute. Todos sabemos que no se trata del césped, sino de las personas y de la universidad de la que queremos formar parte y que nos gustaría legar. Eso es lo que se discute; y nos tendrán que dar mejores y menos tramposos argumentos para convencernos de que la Ciencia sólo puede echar raíces y florecer precisamente en esa esquina del Campus de Guajara.

Ciro Mesa Moreno, Catedrático de Filosofía de la ULL

 

3 comentarios en “Césped, Ciencia y falacias

  1. ¡Cúanta razón tiene ese profesor! Si se lee los textos de los miembros del PAS parecen escritos por gente culta, que ha estudiado de verdad, que sabe razonar; el texto del defensor de de vega prece escrito por el mismo chapuza que escribe los comunicados de domenech. Una especie de mundo al revés. A lo mejor eso explica el resultado de las elecciones en uno y otro sector…

  2. Pingback: Circular del rector en relación con el “proyecto estructurante Neurocog” « Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s