AMEC acusa a Eduardo Doménech de ser uno de los principales responsables del deterioro de la Educación Superior en Canarias ante el inicio del nuevo curso [Nota de prensa]

El rector, en su defensa del Plan Bolonia, se ha convertido en el principal agente privatizador de la ULL.

Este modelo educativo expulsa a los hijos de trabajadores de las universidades.

La Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC ) ha querido señalar como responsable de los males que aquejan a la Universidad de La Laguna  (ULL), al máximo mandatario de la misma, el rector Eduardo Doménech Martínez. Los rectores de las Universidades públicas en España han sido en los últimos años los que han abanderado las políticas neoliberales que se están implementando de forma salvaje en la Educación Superior. Dichas políticas vienen siendo denunciadas por este colectivo desde que iniciara su andadura a finales del año 2006.

AMEC insiste en afirmar que el ministro Wert se ha limitado a desarrollar buena parte del Plan Bolonia, o proceso de Convergencia Europea, que se vine aplicando, acríticamente, en la Universidad de La Laguna desde hace varios años. En todo este proceso se han obviado las terribles consecuencias que tienen determinadas políticas educativas. Las revueltas estudiantiles que se desencadenaron en Inglaterra en el año 2010 fueron una señal inequívoca de que el modelo educativo anglosajón (del que es deudor el Plan Bolonia) expulsaba de la Universidad a los hijos e hijas de los trabajadores y trabajadoras.

En estos momentos, en la ULL, se está observando, a juicio de este colectivo estudiantil, como muchos alumnos se ven obligados a sufragar hasta 800 euros por una asignatura y a abonar matrículas completas que sobrepasan con creces los 2.000 euros. El rector Doménech en su defensa del Plan Bolonia se ha convertido, curiosamente, en el principal defensor de la universidad privada. La palabrería altisonante que dicho regidor utilizó contra la instalación de centros privados de enseñanza superior en la isla no oculta que el rector es el principal agente privatizador de la ULL.

AMEC afirma que Doménech ha apostado claramente a lo largo de los últimos cinco años por un modelo elitista y excluyente. Al mismo tiempo se ha dedicado a autocalificarse de rector “moderno”, a pesar de rescatar del siniestro pasado español las estrategias más viles y los reglamentos más trasnochados para perseguir y eliminar  el movimiento estudiantil en la Universidad de La Laguna.

Del sufrimiento de los estudiantes que no pueden continuar con sus estudios y del sufrimiento de las madres y los padres que no pueden en estas circunstancias de crisis ayudar a sus hijos e hijas para que comiencen o continúen su formación universitaria es responsable, junto a una larga lista de políticos, el rector Doménech.

Las becas del Gobierno de Canarias

Por otra parte, la gestión de las becas del Gobierno de Canarias ha sido una vez más desastrosa. Es inadmisible que a estas alturas estas ayudas no se hayan ingresado, y que se estén gestionando aún las reclamaciones del alumnado. Los problemas que causa esta situación son variadas (desde no poder matricularse, hasta el abandono definitivo de los estudios en muchos casos). La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, con José Miguel Pérez a la cabeza, y la Dirección General de Universidades, dirigida por Carlos Guitián, deben replantearse un giro radical en la forma de gestionar las becas.

El alumno debe contar con su ayuda al estudio lo más tempranamente posible al comienzo del curso. La convocatoria de becas debe dejar de ser un eterno suplicio para el estudiantado. Este modelo de gestión ha dañado de forma irremediable a una gran cantidad de alumnos y alumnas.

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario solo se espera que se asuman las consabidas responsabilidades y se remedie de forma definitiva la ya histórica problemática que sufre la convocatoria de las becas del Gobierno de Canarias.

El Decreto de Tasas

Por último, desde AMEC se quiere rechazar la aplicación retroactiva del Decreto 62/2012, de 11 de julio, por el que se fijan los precios públicos a satisfacer por la prestación de servicios académicos de carácter universitario para el curso 2012-2013 por las Universidades públicas de la Comunidad Autónoma de Canarias. En este sentido, se rechaza que se aplique para las matrículas del curso pasado el Artículo 9 de Impago de la matrícula en el que se dice que:

Punto 3. De producirse la anulación de la matrícula contemplada (…), se generará una deuda con la Universidad para sucesivas matrículas por el importe de la matrícula no abonado.

Punto 6. A todos los efectos, la anulación de la matrícula de oficio conlleva, para todos los alumnos, que los resultados computan a efectos del número de matrículas y convocatorias agotadas en su caso.

La Laguna, 7 de septiembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s