La Universidad de La Laguna, de las más opacas en la red de toda España [El Día 23/10/2012]

Solo cuatro instituciones académicas del país son menos accesibles y visibles en internet, según un estudio de la Fundación Compromiso y Transparencia, que echa de menos en la ULL más información sobre la oferta, la actividad económica y, sobre todo, los resultados. La ULPGC, la cuarta más transparente.

La información sobre el claustro de profesores es insuficiente, así como gran parte de los datos económicos. Pero es en la difusión de sus resultados donde la ULL cosecha un rotundo suspenso. Junto a la Menéndez Pelayo y la Jaume I, es la única institución a la que el estudio no asigna un solo punto en ninguno de los indicadores analizados en esta materia: resultado de la actividad investigadora, resultado de la actividad docente, índice de satisfacción de los alumnos, resultados obtenidos en los informes sobre la calidad de la enseñanza y la investigación y número de estudiantes procedentes de otra comunidad o región.

 

M.G., S/C de Tenerife

Las universidades públicas canarias no cumplen con el mismo rigor una de las obligaciones que han contraído con la sociedad: la comunicación de su gestión y de su oferta, en especial a través de internet. El informe realizado por la Fundación Compromiso y Transparencia sitúa a la Universidad de La Laguna (ULL) en los peores puestos del país en este aspecto, mientras que la de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) figura en cuarto lugar.

Solo cuatro instituciones académicas son más opacas en la web que la ULL: la Menéndez Pelayo, que cierra el ranquin elaborado por la fundación, la Jaume I de Castellón, la de Málaga y la Miguel Hernández, de Elche. En cuanto a la ULPGC, únicamente la superan en transparencia la Pompeu Fabra -primera en la clasificación-, la de Jaén y la de Santiago de Compostela.

El estudio analiza cuán visibles, accesibles, comprensibles y actuales son diferentes aspectos de la gestión universitaria en la red. El centro tinerfeño falla en la presencia en internet de su misión -“una declaración escrita que exprese el propósito o la razón de ser de la organización”- y de su plan estratégico. Asimismo, en lo relativo a su oferta académica no va más allá de la publicación de los títulos que imparte, un mal bastante generalizado entre las universidades españolas, según consta en el informe.

La información sobre el claustro de profesores es insuficiente, así como gran parte de los datos económicos. Pero es en la difusión de sus resultados donde la ULL cosecha un rotundo suspenso. Junto a la Menéndez Pelayo y la Jaume I, es la única institución a la que el estudio no asigna un solo punto en ninguno de los indicadores analizados en esta materia: resultado de la actividad investigadora, resultado de la actividad docente, índice de satisfacción de los alumnos, resultados obtenidos en los informes sobre la calidad de la enseñanza y la investigación y número de estudiantes procedentes de otra comunidad o región.

Pese a todo, hay apartados en los que la ULL presenta resultados apreciables e, incluso, alguna mención especial. Así ocurre en la información sobre los órganos de gobierno. El centro tinerfeño figura entre las contadas instituciones que se han dotado de códigos éticos o de buen gobierno, entre los que la Fundación Compromiso y Transparencia incluye el reglamento del Consejo de Gobierno.

Por su parte, la ULPGC presenta una mayor regularidad. Con la excepción del plan estratégico y el claustro de profesores, es evaluada como una institución transparente en la mayoría de los aspectos objeto de análisis.

Aunque reconoce el progreso alcanzado por las universidades españolas en el uso de internet, el informe advierte de que “todavía existe un importante margen de mejora”. La asignatura pendiente es, en este sentido, la comunicación de resultados, frente a otras actuaciones -como la relación con los alumnos o la publicación de la oferta de cursos- que dibujan un panorama más positivo. También debe corregirse, según el estudio, la aún “claramente insuficiente” información económica o la “falta de atención” que se presta al personal docente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s