¡¡¡Vamos a decir basta!!! [31 de octubre]

En Canarias vivimos una situación de emergencia social con un tercio de la población viviendo en la pobreza, malnutrición infantil, desahucios, bajada espectacular de la calidad en la enseñanza y la sanidad públicas, eliminación y recortes de numerosas ayudas (único sustento de miles de familias en las islas).

Estas cifras son escandalosas en una tierra donde la oligarquía controla la mayor parte de la riqueza (sólo el 0’2% de la población en Canarias controla el 80% de la riqueza). Indecentes, porque los recortes están directamente relacionados con la enorme deuda contraída por el Estado Español para salvar a la Banca y grandes empresas, para pagar las infraestructuras fastuosas e inútiles, para comprar armamento y llenar los bolsillos de toda una casta que vive de las migajas que los dueños del capital les deja a cambio de sus servicios.

La situación laboral ha llegado a límites insostenibles con cerca de 380.000 canarios y canarias sin empleo, la mitad de la juventud en la cola del paro, una Reforma Laboral que trajo más expedientes de regulación de empleo (ERE’s) y despidos, el empeoramiento de las condiciones laborales para todas las personas con empleo que, además, tienen más miedo a perderlo, el expolio continuado de las nóminas del personal de las administraciones públicas… un ataque en toda regla a la clase trabajadora.

Es una locura no defendernos ante quienes nos empobrecen, mientras bancos, empresas y grandes fortunas se siguen forrando. El 14 de Noviembre, España, Portugal, Italia, Grecia, Malta, Chipre se unen a la Huelga Europea, otros países también tendrán movilizaciones ese día. En Canarias, con varios de los récords de pobreza, exclusión social y precariedad, también se convoca una Huelga General. Un día para dejar de trabajar para el patrón, un día sin comprar nada, sin gastar teléfono, pasando de los bancos y el coche, para compartir con la familia, las amistades… para salir a gritar y reclamar contra esta estafa, para luchar por lo que es nuestro

La Reserva de Inversiones de Canarias (RIC) es un mecanismo fiscal para que aquí las empresas puedan ahorrarse millones de euros de impuestos. Se calcula en miles de millones de euros el dinero de la RIC, un pastón que las empresas no han pagado y que tenía que servir para ¡crear empleo y beneficios sociales para las islas! Esta cantidad sería suficiente para terminar con la pobreza y garantizar una vida digna a todas las personas que viven en Canarias, exigimos pues su devolución a la sociedad.

El miércoles 31 de octubre, sindicatos y colectivos sociales, estaremos en la calle para gritar por nuestros derechos y llamar a la Huelga General del día 14, contra las políticas antisociales y la deuda ilegítima, por el reparto de la riqueza y la justicia social.

Anuncios