Anteproyecto presupuestario de la Universidad de La Laguna [texto de la intervención de AMEC en la sesión del Claustro del 16 de diciembre]

Señor rector, un año más nos vemos obligados a ser categóricos en lo que al Anteproyecto presupuestario se refiere, un año más, señor Doménech, sus cuentas no nos convencen. Y usted ya lo sabe, ni su cuentas ni su crisis. Porque su crisis, señor Doménech, es siempre la misma: es la crisis que siempre recorta a los mismos. No nos convence ese aire de emergencia, de austeridad para los mismos. Y si esta Universidad está en crisis, usted, su malgobierno, es el exponente central de esa crisis: usted es la crisis.

La ULL necesita un nuevo enfoque, una forma auténtica de hacer las cosas y dejar ya de vivir en el simulacro. Desgraciadamente, este documento que nos han presentado hoy no deja de ser eso, un simulacro de Anteproyecto, una cascara vacía donde lo más sólido, lo más real, es el sueldo que va a cobrar su “alto cargo”. El resto, no tiene mayor sentido, ¿cómo podríamos denominarlo?, ¿trámite necesario?, ¿imperativo legal?, ¿ritual anual de lectura colectiva de papeles llenos de cifras?

Lo único real en esta documentación es lo que vamos a perder los estudiantes un año más. Más allá de su política de gestos, todos y todas sabemos que hace tiempo en esta Universidad discutir cualquier cosa sobre los presupuestos no tiene mayor sentido. Cumplimos con la Ley y con el público, el desinteresado público universitario que no acaba de entender cómo continuamos con estos ajados rituales claustro-fóbicos.

El único sentido que puede tener para nosotros esta sesión del Claustro es poder dejar constancia del modelo de Universidad que defendemos, dejar claro, y lo apuntamos ya con las propuestas que hemos presentado, que no consensuamos con ustedes. Básicamente porque los intereses que ustedes defienden no son los intereses del alumnado de esta Casa. Y más allá de que ninguna de las propuestas que presentemos hoy sea aprobada en este Claustro, demostrando, una vez más, la incuria y la mediocridad que lo invade sesión tras sesión, más allá de ese toque infantil, del revanchismo absurdo, dejamos constancia de que, pese al pesimismo que nos pueda invadir, y pese a los pesimistas patológicos -esos no tienen nada que ver con nosotros- dejamos constancia, repetimos, que otra Universidad es posible. Y que, algún día, más temprano que tarde, superaremos las gestiones nefastas, los personalismos, y abriremos procesos verdaderamente democráticos, en los que la Comunidad Universitaria pueda decir y decidir sobre todo. Señalar también, entre todos y todas, dónde están las necesidades y en que debemos invertir esfuerzos y dinero. Nosotros lo tenemos claro. Si realmente somos la vanguardia de la sociedad, no podemos permanecer sujetos a la meritocracia, el dirigismo y la endogamia institucional. Todo eso terminará algún día, porque todo se acaba, señor Doménech. No hay mal que cien años dure ni universidad que lo resista.

A continuación pasamos a señalar aquellas cuestiones que deberían de ser atendidas de forma adecuada en un documento que albergara, en su letra, la voluntad suficiente para programar una Universidad al servicio de sus estudiantes:

Colegios Mayores y Residencia Universitaria:

Un año más, manifestamos que es un error continuar incrementando el precio de los Colegios Mayores y la Residencia Universitaria. Dadas las actuales condiciones económicas, apostamos por la bajada de los precios de los centros de alojamiento. En este sentido, se debe estudiar seriamente la posibilidad de bajar los precios de los Colegios Mayores y la Residencia Universitaria, y aumentar el presupuesto que se asigna a estos centros.

Bonos de comedor y ayudas asistenciales: 

En las circunstancias actuales se debe garantizar unas ayudas asistenciales eficientes y que alcancen al mayor número de estudiantes posible. Se debe aumentar el presupuesto de todas las ayudas asistenciales que ofrece la ULL y, asimismo, se debe estudiar la posibilidad de presupuestar nuevas ayudas en relación a las nuevas necesidades que se van generando. En líneas generales:

– Aumentar el presupuesto para bonos de comedor y flexibilizar los requisitos para su obtención.

– Aumentar el presupuesto para las ayudas a estudiantes con necesidades especiales.

– Aumentar el presupuesto de las guarderías para hijos del alumnado. – Aumentar el presupuesto de las ayudas para alumnos con especiales dificultades económicas.

Software libre:

Como hemos expresado en otras sesiones del Claustro, creemos que la utilización e implementación de software libre en la ULL es una medida eficaz de racionalización del gasto, además de apostar por un modelo más justo y más igualitario en el acceso a la información. En este sentido, proponemos:

– Aumentar el presupuesto destinado al desarrollo e implementación de software libre.

– Reducir paulatinamente el gasto en licencias de software privativo.

– Destinar el dinero que se ahorra en licencias de software privativo a aumentar el presupuesto de los servicios TIC para el alumnado.

Reparación de desperfectos, eliminación de barreras arquitectónicas y obras menores:

El desprendimiento del techo de la biblioteca del Campus de Ofra ha destapado, una vez más, el precario estado en el que se encuentran las instalaciones de la ULL. Un paseo por la Facultad de Medicina o la de Bellas Artes dará cuenta de las dramáticas condiciones en que se encuentran las instalaciones de algunos de nuestros centros. Aunque, desgraciadamente, esa precariedad se proyecta, a diferentes niveles, a toda la Universidad. En este sentido, no podemos dejar de señalar la situación que se vive en el Aulario de Guajara, en los centros del Campus de Anchieta, o la Facultad de Educación. Por otra parte, la eliminación de las barreras arquitectónicas no se ha completado y, desde nuestro punto de vista, no se debe contemplar la eliminación de las barreras arquitectónicas como un parcheo en virtud de las necesidades concretas en un centro determinado. La ULL debe universalizar sus accesos a todas las personas con problemas de movilidad. En AMEC apostamos por una Universidad libre de barreras arquitectónicas y por una Universidad segura. Por lo tanto, solicitamos:

– Aumento del presupuesto destinado a las obras de reparación de desperfectos en las instalaciones de la ULL.

– Liberar una partida económica que garantice la realización de las obras menores que demande el mantenimiento de las instalaciones universitarias.

– Liberar una partida económica que permita eliminar, definitivamente, las barreras arquitectónicas en la Universidad de La Laguna.

Ecología, medio ambiente y sostenibilidad:

A lo largo de los últimos años se ha desarrollado un discurso vinculado a la calidad de los servicios, el rendimiento académico y profesional. Sin entrar a analizar el fondo real y la precariedad de este discurso, desde AMEC, hacemos una apuesta por introducir otros criterios de calidad, y, de esta forma, entender la modernización y el progreso de nuestra institución en consonancia con la conquista de un mayor grado de sostenibilidad y coherencia con el medio en el que vivimos. En este sentido, aprovechar mucho más nuestros recursos naturales, como son el agua y la luz solar; y, al mismo, tiempo, apostar por energías limpias, el reciclaje y la vida sana. Para la realización de todo esto, se demanda:

– El aumento del presupuesto destinado a la potenciación del reciclado a todos los niveles en la Universidad.

– Destinar una partida presupuestaria para la investigación de nuevas técnicas de reciclado.

– Destinar recursos económicos al desarrollo, potenciación y promoción de las energías renovables.

– Aumentar el presupuesto para la mejora de las instalaciones deportivas y para la consolidación y enriquecimiento de la oferta de dichas actividades en la Universidad.

– Destinar el presupuesto que se necesario para el desarrollo y consolidación de las infraestructuras que propicien y fomenten el uso de la bicicleta en la Universidad.

– Reducir el uso del coche oficial y destinar el ahorro que se produzca a la compra de vehículos no contaminantes para que sean usados por el rector y su equipo de gobierno.

– Aumentar la partida económica destinada al circuito de transporte universitario.

Austeridad y progreso en la ULL:

Aunque muchas veces tenemos que alzar la voz contra determinadas políticas que fomentan la ilusión de que se está ahorrando. Desde AMEC, sí defendemos algunas medidas claras y drásticas, medidas que pueden ser valoradas fácticamente sin correr el riesgo de generar falsas expectativas de ahorro. En este sentido, proponemos reducir drásticamente el sueldo del “alto cargo” de la ULL

Sobre desarrollo y aprobación del Anteproyecto presupuestario de la ULL:

La ULL se encuentra entre las universidades menos transparentes del Estado. Por ello, desde AMEC, consideramos necesario que el equipo de gobierno haga lo posible por revertir esta situación, que solo requiere de voluntad por parte del mismo, empezando por una remisión de informes y de documentación que sea clara, concisa, detallada y libre de manipulaciones.

Anuncios

Un pensamiento en “Anteproyecto presupuestario de la Universidad de La Laguna [texto de la intervención de AMEC en la sesión del Claustro del 16 de diciembre]

  1. Pingback: Anteproyecto presupuestario de la Universidad de La Laguna [texto de la intervención de AMEC en la sesión del Claustro del 16 de diciembre] - Poder para el Pueblo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s