Eduardo Galeano: “la palabra se realiza en el lector”

Para Eduardo Galeano, “toda palabra impresa es palabra presa hasta que el lector la libera y la transmite”. Si algo caracterizó a Galeano –y lo caracterizará siempre-, es la comunión con sus lectores. Les ofrecemos dos fragmentos de su ingente obra a modo de humilde homenaje. Una obra militante, llena de palabras “rebeldes”, de palabras que “nacen de muy adentro”.

Los fragmentos seleccionados los hemos extraído del Nº 34 y del Nº Doble 39/40 de la revista Ko’ẽyú Latinoamericano, de la que fue colaborador Eduardo Galeano.

La palabra se realiza en el lector. Y es en él que revela su condición alienante o liberadora. ¿Qué ocurre en quién lee, mientras lee y después? ¿Qué gatillos dispara dentro del lector la palabra escrita? La eficacia de un texto se mide por sus resultados, no por sus intenciones. ¿Qué poder de transformación de la realidad puede tener una palabra que no empieza por transformar, aunque sea un poquito, a quien la lee? Por el lector, y sólo por él, puede saberse si un poema, novela, artículo, cuento o lo que sea enciende la conciencia o la adormece, si induce a hacer la historia o a aceptarla, si multiplica o castra la capacidad de amor, de cólera y de asombro; si corta alas o las hace nacer.

A propósito de Pablo Neruda: siete apuntes sobre literatura y compromiso. Ko’ẽyú Latinoamericano, Nº 34 Marzo-Abril 1984

***

EDUARDO GALEANO - 3 TEXTOS DE ESPEJOS

¿Y los jóvenes? El proyecto de castración colectiva se aplicó sobre todo contra ellos. La dictadura intentó vaciarles la conciencia y todo lo demás. Contra ellos actúa, sobre todo contra ellos, el sistema que les niega trabajo y los obliga a irse. ¿Serán bastante fecundos, bastante respondones y peleones ante el sistema que los niega? ¿Advertirán a tiempo que para que el país siga siendo democrático no puede seguir siendo paralítico? ¿O se arrepentirán de ser jóvenes y harán suyo el pánico de los espectros ante el oxigeno de la libertad? ¿Aceptarán con fatal resignación el destino de esterilidad y soledad que esos espectros ofrecen al país o actuarán para transformarlo, aunque se equivoquen, con capacidad de entusiasmo y bella locura? ¿Será el país fuente de vida o cementerio de elefantes?

La dictadura y después. Las heridas secretas. Ko’ẽyú Latinoamericano, Nº Doble 39/40 Mayo-Agosto 1986

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s