Los estatutos no alcanzan la mayoría necesaria para ser aprobados

 

En estos momentos no sabemos que pasará con el documento estatutario. No sabemos si continuará su peregrinaje de sesión en sesión del Claustro, hasta que consiga los votos necesarios, o si el Rector, desistiendo en su empeño, se limitará a promover las reformas legales sobre el texto vigente.    

Aunque queda una tercera opción, que ha sido la que ha demandado AMEC (y no sólo AMEC). En este sentido, una de las mejores alternativas que tendría Doménech es reabrir, de forma limitada, el proceso estatutario, admitiendo nuevas enmiendas y centrando la discusión en los puntos más controvertidos del texto (los reglamentos de Consejo de Gobierno, etc.). Varios grupos, en la última reunión de la comisión de estatutos, dejaron entrever su virtual apoyo a esta tercera opción.

No se trata de una simple suma de votos

En la sesión de ayer, Adán González, portavoz de AMEC, terminó su intervención con un mensaje bien claro:

“Si el empeño reside en la suma de votos, esta partida ha perdido todo el interés para nosotros”.

Se advertía y criticaba la estrategia dominante entre los sectores que apoyaban sin fisuras los nuevos estatutos. Para estos, se trataba, simplemente, de sumar votos. AMEC dejó bien clara su crítica hacia esta estrategia, tanto en la última reunión mantenida con el Rector en la Junta de portavoces como desde nuestra blog. Dos días antes de la sesión claustral, el pasado 16 de junio, manifestamos en una nota:   

“Desgraciadamente, la única preocupación del Gobierno universitario (…) ha sido la búsqueda de los votos que posibilitaran la mayoría absoluta necesaria. Desde AMEC, consideramos que lo importante de unos estatutos no es la rapidez de su tramitación, sino la proyección que tenga su letra en la comunidad universitaria. Esto sólo se consigue si la Carta Magna universitaria viene precedida de un profundo debate”.

No obstante, somos conscientes de que la pelea entre los defensores y detractores de los nuevos estatutos no tiene como eje el documento. El enfrentamiento no está centrado en estos estatutos, sus virtudes y sus defectos son para unos y otros algo secundario; el eje que dinamiza es la pugna por el rectorado. Es por esa razón que nuestro portavoz manifestaba también en su discurso de ayer:

“(…) en medio de esa pelea por el control de esta fábrica de méritos y prebendas (…) en medio de toda esa desidia, nosotros nos encontramos como simples espectadores. Simples espectadores de la gran pelea: ese enfrentamiento que, sin duda, se irá recrudeciendo según vayan pasando los meses. La lucha a muerte por esa silla, que lo sostiene a usted, señor rector: esa es la gran pelea de la que estoy hablando”. 

Y continuaba luego:

“No podemos dejar de ser conscientes de que si ejercemos de alguna forma la representación de los estudiantes, estamos obligados a exigir que en el juego político universitario se nos reconozca como interlocutores válidos, necesarios y, sobre todo, como iguales. Por tanto, estos estatutos deben ser algo más que el rifirrafe entre el equipo de profesores A y el equipo de profesores B”.

Bandos de paces y bandos de guerra

Lo que no dijimos es que cada equipo de profesores tiene detrás su particular cohorte de representantes del PAS (Personal de Administración y Servicio). Acompañando a Renovación Convergente, el grupo de profesores que sostiene a Doménech, está GRUPO, la más pequeña de las organizaciones que representan al PAS. Mientras que imbuidos en la estrategia política de Programa, el otro grupo de profesores, encontramos a EUPAS.

No obstante, el gobierno de Doménech ha sido apoyado por otros colectivos claustrales. En este sentido, vemos la firme adhesión de Liga, el más pequeño de los grupos de profesores (son los únicos que han aguantado el creciente bipartidismo universitario en el sector del profesorado), y, en el sector del alumnado, una ristra de grupos. De esta forma, SEULL, IEC, GIRA y ED manifestaron su adhesión a los estatutos el 12 de abril; dicha adhesión volvió a ser refrendada ayer por SEULL, aunque su portavoz no pudo ocultar el enorme cabreo que tienen los miembros de esa organización. Cabreo motivado (aunque no lo dijeran) , entre otras cosas, por el hecho de que, fácticamente, el Rector y su Equipo de Gobierno hayan reconocido al denominado “grupo mixto” del Claustro. Dicho grupo, liderado “intelectualmente” por un tal Jeremías P, está formado por cinco disidentes de SEULL. En los corrillos de la  ULL no paran de circular informaciones sobre prebendas y privilegios hacia este alumno. Tanto es así que dicho personaje sin ser miembro del Claustro protagonizó dos sesiones anteriores del mismo, puesto que los representantes de SEULL, GIRA y IEC acusaron a determinados elementos del Equipo de Gobierno de ser excesivamente condescendientes con este sujeto.  

   El resto de grupos de alumnos de la “órbita Doménech” no intervinieron, aunque en el caso de IEC se debió a problemas “técnicos”.

Finalmente, quedaría mencionar al “mítico” grupo del PAS, PAS en Acción (uno de los colectivos veteranos de la Casa), que tampoco llevó a cabo ninguna intervención colectiva, aunque nos consta que tenían redactado un discurso. Este grupo parece que sigue alineado en la “izquierda” universitaria, pero en clara controversia con EUPAS. Dicha controversia los ha llevado a una estrecha colaboración con GRUPO.

En este enlace, podrán ver el resumen de las intervenciones (página de la  ULL):

 http://www.ull.es/viewullnew/institucional/prensa/Noticias_ULL/es/280247

Ruegos y preguntas

Finalmente, en relación al punto de “ruegos y preguntas”, AMEC abordó cuatro cuestiones:

  1. Solicitamos al Rector que no volviera a recibir a ninguna delegación sionista en nuestra Casa, en clara alusión a la reciente visita de una delegación de la Embajada de Israel a la ULL. Así mismo, le reprochamos a Doménech que no hubiera tenido la suficiente sensibilidad,  dados los acontecimientos de hace un par de semanas (ver el enlace:  La ULL recibe la visita de representantes de la Embajada de Israel en España ).
  2. Le preguntamos al Rector si la Fiscalía Anticorrupción estaba investigando los pormenores de la contratación del Servicio de seguridad de la ULL. El Rector no se atrevió a negar esta cuestión, simplemente, manifestó desconocer dicho asunto.
  3. Una vez más, como venimos haciendo en las últimos sesiones del Claustro, le solicitamos al Gerente de la ULL dos informes: un informe donde se detalle el coste real de los centro de alojamiento de la ULL, y otro informe donde se de cuenta del estado (rendimiento y funcionamiento) de la denominada “vigilancia electrónica” en la Universidad. Aprovechamos para manifestar nuestra irritación con el Gerente , Francisco Calero, puesto que no nos ha facilitado dichos informes. Informes que le llevamos solicitando desde hace más de un año.  
  4. Finalmente, abordamos la problemática del Máster Universitario de Formación de Profesorado. Recordamos las deficiencias de dicha titulación, que empezó a impartirse de forma “exprés” el pasado mes de febrero. Centramos nuestra intervención en el problema que tienen los alumnos que no poseen la acreditación de una serie de curso de inglés. En este sentido, criticamos el déficit informativo y el hecho de que la ULL solucione esta problemática con un examen a última hora. El Vicerrector de Ordenación Académica, José María Palazón, nos respondió que la acreditación de un grado determinado de inglés (el B1) era una exigencia del Ministerio.   

Los resultados de la votación en la Web de la ULL:

http://www.ull.es/viewullnew/institucional/prensa/Noticias_ULL/es/280289

Los estatutos en prensa:

http://www.eldia.es/2010-06-19/canarias/canarias18.htm

http://www.eldia.es/2010-06-20/canarias/canarias11.htm

La ULL recibe la visita de representantes de la Embajada de Israel en España

 

Los que promueven lazos comerciales, académicos, sociales y culturales con los sionistas son cómplices de su maldad.

Sr. Doménech, no es el momento para recibir a ningún israelita en nuestra Casa. Nos da vergüenza y asco.   Reprobamos esta falta de sensibilidad y de cordura. Resulta insultante que nuestra Universidad acoja en sus instalaciones a una delegación político-empresarial sionista.

Sr. Doménech, le recordamos que en la flotilla pacifista, que fue asaltada a sangre y fuego por el ejercito terrorista de Sión, viajaban tres compatriotas suyos (tres catalanes). No queremos ninguna semana cultural sionista en nuestra Casa. No queremos tener nada que ver con los que justifican el asesinato de niños inocentes en Palestina.

 

 

 

Los nueve de Turquía

 

Hemos izado la bandera de Palestina. Desde la conciencia y el cariño solidario. Frente a la derecha española: payasesca y fascistoide; frente a la tibieza enfermiza del mediocre hispano-zapaterismo gobernante, evitando que el silencio nos amordace; frente a los que abrillantan las cadenas de los pueblos: ¡PALESTINA VENCERÁ!

Reproducimos, íntegramente, un artículo publicado en la weblog Quilombo. Fuente: http://www.javierortiz.net/voz/samuel

***

Es impresionante cómo el aparato propagandístico israelí ha llevado a todo el mundo a su terreno. En lugar de contar lo sucedido sobre la base de los hechos y testimonios disponibles, aplicando el razonamiento y el sentido común, los medios de comunicación se han dedicado a transmitir una guerra asimétrica de vídeos, fotografías y declaraciones en las que toda valoración debía hacerse en función de los parámetros de realidad determinados por el gobierno israelí y, concretamente, por el ministerio de defensa que dirige el criminal de guerra Ehud Barak, reponsable directo de la masacre de Gaza.

Sólo cuando llegaron los nueve cadáveres a Turquía, tres días después del asalto, pudimos conocer, gracias a la prensa turca o a medios como Al Jazeera, una lista de fallecidos que podría ser incompleta. A la prensa occidental no le ha interesado demasiado averiguar quiénes eran los muertos y heridos, los desaparecidos. Las nueve víctimas murieron por disparos, según confirman los informes forenses. Estos son los nombres y las caras, con información que he tenido que extraer de la prensa turca y que he completado (por lo que se refiere a alguna fotografía y la edad de alguna de las personas) con datos extraídos del blog Lawrence de cyberia. Algunas de las personas que aparecen en esta lista tenían perfiles en Facebook, aunque es probable que se creen perfiles falsos con sus nombres. Si hubiera que corregir o modificar algún dato lo haré.

Ibrahim Bilgen (61 años): de Siirt. Ingeniero, miembro del Partido Saadet (de la Felicidad) y de la Cámara de Ingenieros Eléctricos de Turquía. Casado y con seis hijos. En la fotografía de abajo, a la derecha. Recibió cuatro disparos: en la sien, en el pecho, en la cadera y en la espalda.

Necdet Yildirim (31 años): de Estambul. Miembro del Partido Saadet (de la Felicidad) y de la organización IHH, una de las principales organizadoras de la flotilla. Casado y con una hija de tres años. Fotografía de arriba, a la izquierda.
Ali Haydar Bengi (39 años):

Casado y con cuatro hijos, procedente de Diyarbakir, en el Kurdistán turco. Licenciado en Literatura Árabe por la Universidad Al-Azhar, El Cairo. Al conocer su muerte, en la ciudad montaron una tienda para que su familia pudiera recibir las condolencias de la gente en espera del funeral. Dentro de la tienda se mostraron fotografías de Ali junto con carteles de protesta contra Israel. En la plaza Dagkapi, unas 2000 personas protestaron entonando cantos contra Israel.
Cevdet Kiliçlar (38 años):

 

De Estambul. Periodista, casado y con dos hijos. Según los testigos, un soldado israelí le reventó la cabeza con un disparo efectuado a un metro de distancia. Fue de los primeros en caer. Miembro de la organización IHH. Algunas de sus fotografías pueden encontrarse en Flickr.
Çetin Topçuoğlu
(54 años): 
 
 
 
 

 

Ex campeón de Europa de Taekwondo. Casado y con un hijo. Su mujer, Cigdem Topcuoglu, aparece en varias imágenes del funeral de ayer jueves (fotografía de abajo, Getty images).

Fahri Yaldiz (43 años) :

Bombero que trabajaba en la municipalidad de Ayidaman. Casado y con cuatro hijos.
Cengiz Songür
(47 años):

Procedente de Izmir. Casado y con siete hijos.  
Cengiz Akyüz
(41 años):

Procedente de Izkenderun, provincia de Hatay. Casado y con tres hijos.  
Furkan Doğan (19 años):

Nacido en los Estados Unidos, tenía doble nacionalidad (turca y estadounidense). Estudiante en la Escuela Secundaria de Kayseri, donde vivía, se preparaba para estudiar medicina. Tenía dos hermanos. Según la autopsia, recibió cinco disparos a una distancia menor de 45 centímetros: en la cara, en la parte anterior de la cabeza, dos veces en la pierna y una en la espalda. La fotografía procede del álbum familiar y fue tomada el 6 de noviembre de 2008.

El gobierno turco ha enviado dos aviones ambulancia a Israel para recoger a los siguientes activistas, gravemente heridos: Uğur Süleyman Söylemez, Osman Kurt, Çelebi Bozan, Ahmet Ayhan Beker y Mehmet Ali Zeybek. Ante la presión internacional, finalmente el gobierno israelí liberó a los ciudadanos palestino-israelíes tras el pago de una fianza y con la prohibición de salir del país durante los próximos 45 días: el jeque Raed Salah, dirigente del Movimiento Islámico en el norte de Israel; el jeque Hamad Abu Daabes, dirigente del Movimiento Islámico en el sur de Israel; Muhammed Zeidan, director del Comité de Supervisión de los Ciudadanos Árabes de Israel; y Lubna Masarwa del Free Gaza Movement y la Universidad Al Quds. Sin embargo, se mantienen acusaciones kafkianas, como la de que pusieron en peligro las vidas de los soldados israelíes.

Lo más inquietante es que las cifras de muertos contradicen las declaraciones de algunos testigos presenciales que hablan de una quincena de muertos. Nadie, ni siquiera los activistas, saben con certeza cuántos ni quiénes son, por lo que habrá que esperar a que sus compañeros puedan coordinar un recuento definitivo, aunque carezcan del valioso material documental, audiovisual e informático que ha sido robado por las autoridades israelíes. Realmente se ha tratado de una auténtica operación de “conmoción y espanto” (shock and awe), altamente selectiva (todas las víctimas son turcas), frente a la más importante iniciativa de solidaridad internacional que se haya realizado nunca contra el asedio de Gaza. Según el español Manuel Tapial y otros testigos, ya había muertos antes de que desembarcaran las tropas de elite israelíes. Bulent Yildirim, director de la organización IHH, una de las organizadoras de la Flotilla de la Libertad, declaró que “los soldados mataron a un doctor que quería rendirse y tiraron algunos cadáveres al mar. Todavía no sabemos qué ha pasado con ellos“.

Como la mayor parte de la información que no produce Israel la está generando la prensa turca, me gustaría hacer algunas observaciones al respecto. Está claro que el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan está aprovechando el incidente para justificar su distanciamiento de Israel y ganarse a la opinión pública árabe, hartos de que sus gobiernos ignoren o manipulen la causa palestina. Esta causa es, además, una de las pocas cosas que unen a una sociedad turca políticamente muy fragmentada, y permite superar la tradicional división entre los nacionalistas kemalistas y los islamistas que se aglutinan en torno al AKP y otros partidos. Por esta razón me parece que las motivaciones más importantes del gobierno turco son de política interior. Aunque no faltan voces de la elite que de manera sutil expresan su incomodidad ante el deterioro de las relaciones con Israel y la apropiación islamista de la lucha contra la opresión israelí, lo cierto es que el fervor nacionalista ha logrado situarlas en un segundo plano. Una efervescencia que podría servir para legitimar una renovada ofensiva contra los movimientos políticos kurdos. El pasado fin de semana, coincidiendo con el ataque israelí, un ataque de militantes del PKK dejó un saldo de seis soldados turcos muertos. Ironías de la geopolítica, cuando el ejército turco vuelva actuar, lo hará con armamento israelí.

La lucha contra el asedio de Gaza, contra la opresión de los palestinos en Israel, no es, no puede ser, una causa nacional. Quienes murieron no lo hicieron para defender la Sublime Puerta o Teherán frente al sionismo. Ni para reivindicar el Islam frente a los infieles. Ni para apoyar a los palestinos frente al pueblo judío. Aunque fueran turcos y musulmanes, su motivación no se explica por vínculos atávicos de sangre o de raza, como sugiere los asesinatos selectivos del comando israelí y toda una verborrea racial -y, en el fondo, racista- que sólo habla de “propalestinos” e “islamistas”. Si la variopinta Flotilla de la Libertad molesta es porque con su acción los activistas muestran hasta dónde llega la resistencia del poder a toda posibilidad de democracia global.