AMEC anima a todos los estudiantes de las Islas a sumarse a la jornada de huelga convocada para este jueves 24 de octubre [Nota de prensa]

  • AMEC secundará la concentración programada por Asambleas ULL para el jueves a las 11:00 h en las escaleras del Edificio Central de la ULL
  • La Asamblea también se sumará a la manifestación convocada para la tarde de ese mismo día (19:00 horas) por la Comunidad Educativa Canaria

La Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) considera que la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) se define en la misma línea ideológica que los distintos procesos privatizadores que se han vivido en la enseñanza superior. La LOMCE es un paso más en el desmantelamiento de la educación pública y, al igual que el Plan Bolonia, supone la mercantilización de la enseñanza, la consolidación del alumno mercancía, la segregación por motivos socioeconómicos, la instrumentalización del aprendizaje y la aplicación de criterios de productividad. La LOMCE debe ser ubicada en el marco  de la progresiva privatización del sistema educativo.

La LOMCE, el Plan Bolonia, los recortes en educación, la subida de las tasas y la paulatina desaparición del sistema de becas se traducen a una sola palabra: desposesión. El proceso liberalizador, la ampliación del mercado para que el gran capital maximice sus beneficios, sigue avanzando con la excusa de la crisis económica. Una crisis donde el capitalismo se muestra en toda su crudeza, señalando las características generales que describen el mundo laboral que se ha consolidado en los últimos años: agudización de la explotación y precariedad absoluta.

Teniendo en cuenta todo esto, la sociedad no puede emprender una batalla contra la LOMCE mostrándola como si fuera un hecho aislado dentro de un contexto de “normalidad”. Decir NO a la LOMCE debe suponer decir NO a esta situación de desposesión masiva y generalizada que sufre la población. En este sentido, la LOMCE se ubica directamente en la trama de una educación pública en crisis. Esta crisis de lo público tiene, asimismo, sus responsables a todos los niveles. AMEC considera necesario señalar al Gobierno del PP, al presidente Rajoy y al Ministro Wert; pero no sin obviar la responsabilidad del presidente autonómico, Paulino Rivero (CC), y su consejero de educación, José Miguel Pérez (PSOE), responsables del recorte presupuestario, la eliminación de becas y la subida de las tasas.

En otro plano, pero a la misma altura en lo que a responsabilidad se refiere, se debe señalar a los rectores de las universidades públicas canarias, Eduardo Doménech Matínez y José Regidor García, que, como mandatarios de los dos mayores centros educativos de las islas, no han dudado en promover un modelo de universidad mercantilista, generando y aplicando, al mismo tiempo, normativas excluyentes. Las universidades canarias están siendo privatizadas desde dentro por sus propios gestores. Como se recoge en el manifiesto conjunto firmado por todos los convocantes de la huelga del 24 de octubre:

(…) las universidades públicas canarias, con la complicidad de sus rectores, José Regidor y Eduardo Doménech, imponen este curso sus “normas de permanencia y progreso”, con las cuales se degrada aún más la enseñanza universitaria, y el estudiantado tendrá aún más dificultades para poder realizar sus estudios, pues impiden que se le puedan organizar los mismos en función de sus necesidades, obligándoles a matricularse de un número mínimo de créditos, y de las asignaturas pendientes, lo que con las abusivas tasas universitarias, se hace imposible en muchos casos, por lo que un elevado número de estudiantes no podrán terminarlos. Esta normativa de “permanencia y progreso” no es más que un ejemplo del modelo mercantilizado de Universidad que supone el Plan Bolonia. Además, se impone la privatización de los servicios universitarios en una doble vertiente, por un lado, la implantación de universidades privadas en las Islas, y, por el otro, la privatización encubierta de las universidades públicas por medio de la gestión de servicios universitarios que hacen las fundaciones empresa radicadas, a la manera de administraciones B, en los centros públicos de educación superior”.

En estas circunstancias, solo queda retomar activamente la lucha estudiantil y no dejar pasar una más, a juicio de AMEC. Los estudiantes deben ser conscientes de que no solo se trata de secundar una jornada de huelga y tomar las calles por unas horas, sino de tomar consciencia de que las mentiras y las promesas del Sistema ya no se sostienen; asumiendo, por tanto, el papel de vanguardia en una lucha mayor, que deberá implicar al conjunto de la sociedad.

Por todo esto, contra la  Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), contra la Convergencia Europea, contra la subida de las tasas y la mercantilización del aula y del estudiantado, en defensa de una educación pública, gratuita y democrática, desde AMEC hacemos un llamamiento a todos los estudiantes de las Islas para que se sumen a las jornadas de Huelga Estudiantil el próximo jueves 24 de octubre.

Entradas relacionadas: 24 de octubre, Huelga Estudiantil

 

Contra la destrucción de la Educación Pública: ni LOMCE ni Convergencia Europea. Huelga Estudiantil los días 5, 6 y 7 de febrero [Comunicado de Asambleas ULL]

Desde Asambleas ULL se anima a todos los estudiantes a sumarse a las jornadas de huelga estudiantil del 5, 6 y 7 de febrero.

Los estudiantes de la ULL consideramos que la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) se define en la misma línea ideológica que los distintos procesos privatizadores que hemos vivido en la enseñanza superior. La LOMCE es un paso más en el desmantelamiento de la educación pública y, al igual que el Plan Bolonia, supone la mercantilización de la enseñanza, la consolidación del alumno mercancía, la segregación por motivos socioeconómicos, la instrumentalización del aprendizaje y la aplicación de criterios de productividad. La LOMCE debe ser ubicada en el marco  de la progresiva privatización del sistema educativo, donde el regreso a las “reválidas” y la extinción de asignaturas vienen a complementar la agobiante reprogramación ideológica emprendida por el ministro Wert.

La LOMCE, el Plan Bolonia, los recortes en educación, la subida de las tasas y la paulatina desaparición del sistema de becas se traducen a una sola palabra: desposesión. El proceso liberalizador, la ampliación del mercado para que el gran capital maximice sus beneficios, sigue avanzando con la excusa de la crisis económica. Una crisis donde el capitalismo se muestra en toda su crudeza, señalando las características generales que describen el mundo laboral que se ha consolidado en los últimos años: agudización de la explotación y precariedad absoluta.

Teniendo en cuenta todo esto, no podemos emprender una batalla contra la LOMCE mostrándola como si fuera un hecho aislado dentro de un contexto de “normalidad”. Decir NO a la LOMCE debe suponer decir NO a esta situación de desposesión masiva y generalizada que sufrimos. En este sentido, la LOMCE se ubica directamente en la trama de una educación pública en crisis. Esta crisis de lo público tiene, asimismo, sus responsables a todos los niveles. Debemos señalar al Gobierno del PP, al presidente Rajoy y al Ministro Wert; pero no podemos obviar la responsabilidad del presidente autonómico Paulino Rivero (CC) y su consejero de educación, José Miguel Pérez (PSOE), responsables del recorte presupuestario, la eliminación de becas y la subida de las tasas. En otro plano, pero a la misma altura en lo que a responsabilidad se refiere, debemos señalar a los rectores de las universidades públicas canarias, Eduardo Doménech Matínez y José Regidor García, que, como mandatarios de los dos mayores centros educativos de las islas, no han dudado en promover un modelo de universidad mercantilista, generando y aplicando, al mismo tiempo, normativas excluyentes. Las universidades canarias están siendo privatizadas desde dentro por sus propios gestores.

En estas circunstancias solo nos queda retomar activamente la lucha estudiantil y no dejar pasar una más. Los estudiantes debemos ser conscientes de que no solo se trata de secundar unas jornadas de huelga y tomar las calles por unas horas. Debemos tomar consciencia de que las mentiras y las promesas del Sistema ya no se sostienen; asumiendo, por tanto, el papel de vanguardia en una lucha mayor, que deberá implicar al conjunto de la sociedad.

Por todo esto, contra la  Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la Convergencia Europea, contra la subida de las tasas y la mercantilización del aula y del estudiantado, en defensa de una educación pública, gratuita y democrática, hacemos un llamamiento a todos los estudiantes de las Islas para que se sumen a las jornadas de Huelga Estudiantil los próximos días 5, 6 y 7 de febrero.

30 de agosto, día de la ignominia. No a la reforma constitucional

Hoy, día 30 de agosto de 2011, la Cámara Baja del Reino de España, el Congreso de los Diputados, se llena de la mayor ignominia que haya tenido en todo este tiempo de democracia tutelada, de partitocracia de un régimen postfranquista que funciona bajo el consenso de la oligarquía financiera y caciquil vencedora de la guerra civil y de los sectores arribistas de una autodenominada “izquierda” vendida a las clases pudientes del capital español e internacional.

Hoy, 30 de agosto de 2011, se pretende la reforma de la Carta Magna, mil veces mentada como “sacrosanta”, “intocable”, “inviolable” por sus pretendidos defensores cada vez que han sido los sectores populares los que han pretendido una reforma en pos de las libertades de los pueblos que vegetan bajo el reinado de Juan Carlos I.

Una reforma contra los trabajadores, los estudiantes y los pueblos porque, además de un ataque a la soberanía popular dictada desde los mercados financieros, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, lo es porque resta los escasos medios de vida de los que disponemos los súbditos del Reino de España. Un “techo de gasto” para la deuda publica significa, en realidad, la falta de medios del Estado para poder realizar políticas de redistribución de riqueza o, al menos, de medios mínimos de subsistencia en épocas de crisis, la imposibilidad de desplegar políticas educativas, seguridad para los trabajadores o prestaciones sociales en tiempos como los que vivimos ahora. La coartada de la “falta de crecimiento” que entidades ajenas y oscuras como “Standard’s & Poors” o personas de una dudosa calidad democrática como Ángela Merkel o Nikolas Sarkozy, son, además de interesados despliegues de políticas económicas demostradas ineficaces en los hechos y que solo benefician a la Banca y a empresas deseosas de la privatización de los servicios públicos, una falsedad. Reputados economistas y organizaciones independientes han argumentado plausiblemente como el recorte de la deuda publica impide precisamente el crecimiento económico y genera desempleo, ya que todas las reformas habidas hasta la fecha con la búsqueda de facilitar la inversión privada disminuyendo el presupuesto publico -la famosa “estabilidad presupuestaria”- y recortando prestaciones a los trabajadores en realidad han provocado la caída del consumo de las familias, el crecimiento del endeudamiento privado y tasas de desempleo tan grandes como las que estamos viviendo ahora.

No solo se puede denominar a esta reforma como lo que es, un golpe de Estado de los mercados contra la democracia, un ataque indiscriminado y cruento contra los trabajadores, los estudiantes y los pueblos, sino, sobre todo, como una gran estafa al erario publico. Ya nadie recuerda los créditos concedidos a la Banca hace escasamente tres años, por los que en principio iba a recuperarse y sanearse las cuentas de los millones de ahorradores y prestar dinero a un interés mas bajo para la creación de empleo. Son esos mismos créditos los que han provocado por parte de esas entidades financieras en lugar de un préstamo a ahorradores en dificultades, una gigantesca especulación sobre la deuda publica, con unos intereses cada vez mas altos, capaces de generar una crisis de pagos y dejar en la bancarrota a países como Grecia, con la complicidad de elite financiera y elite política de la UE. Se desvía la atención, deliberadamente, sobre el informe realizado por el Colectivo de Técnicos de Hacienda (GESTHA), donde se recoge que el fraude de las grandes fortunas a Hacienda constituye un total del 72% de lo defraudado cada año, un total de 42.700 millones de euros. Se silencia, con total impunidad, el hecho de que las SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable), por el que tributan las grandes fortunas, quedan exentas del pago de impuestos, convirtiéndose en instrumento de evasión fiscal. En nuestra realidad autónoma, este ha sido el papel jugado por la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), por lo que se han dejado de recaudar, con la excusa de generar empleo por incentivos fiscales, unos 10.000 millones de euros en los últimos cinco años, siendo nuestro archipiélago una de las comunidades autónomas mas castigadas por el paro. Políticos y banqueros, diputados y empresarios, utilizan el Estado y nuestro dinero para fraguar su gran agosto, su gran estafa, para luego pasarnos la factura de su malversación.

Por otro lado, debemos remarcar que se da en un contexto de absoluta falta de legitimidad y credibilidad. Bajo un gobierno débil, obligado a convocar elecciones por su bajo perfil de cara a la “gobernabilidad” capitalista, bajo una oposición conservadora de raíces franquistas enquistada en los mayores escándalos de corrupción de esta democracia tutelada -el caso “Gurtel”, por la que se malversaron fondos públicos con la connivencia de autoridades publicas y empresarios por cientos de millones de euros-, los súbditos de este Reino han abarrotado las calles contra la imposición de ser mercancía en “manos de políticos y banqueros”, denunciando la decadencia de un régimen que no solo ha sido incapaz de sacarnos de la crisis, sino que han sido realmente los culpables y responsables de esta estafa. Haciendo oídos sordos a ese clamor con el que miles de personas en el Estado español han denunciado la dictadura PPSOE, el régimen del capital del Reino de España, la dictadura de este bi-partido único de dos cabezas da otro golpe de tuerca contra los trabajadores, los estudiantes y los pueblos, para lacerar aun mas las heridas hechas por este régimen corrupto, degenerado, hipócrita y postfascista.

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), abominamos de esta reforma basura, declarando el día 30 de agosto como el día de la Ignominia, llamando a los trabajadores, a los estudiantes, a las amas de casa, a los inmigrantes, a las mujeres y hombres de esta tierra canaria a defender sus derechos y a salir a la calle contra la estafa del capital.