AMEC organiza unas jornadas por el 40 aniversario del asesinato de Javier Fernández Quesada

Entre el 11 y el 15 de diciembre, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) organiza unas jornadas por el 40 aniversario del asesinato del alumno de la ULL Javier Fernández Quesada, estudiante de Biológicas de la ULL que cayó mortalmente herido bajo las balas disparadas por los guardias civiles que el 12 de diciembre de 1977 irrumpieron en el Campus Central de la Universidad, con la intención de reprimir una protesta estudiantil en apoyo de los trabajadores de varios sectores en huelga.

cartel jornadas fernandez quesada 2017 (prensa)

“Convertir la memoria en algo vivo”

AMEC ha considerado que para el 40 aniversario del asesinato de Fernández Quesada, se debe hacer un esfuerzo especial por recordar y “tratar de convertir la memoria en algo vivo, en una actividad real”, puesto que, como ellos mismos señalan, “este crimen ha marcado la historia de la institución académica lagunera”. De esta forma, para el colectivo estudiantil, “ejercitar la memoria se convierte en algo  indispensable y fundamental a la hora de dignificar y hacer justicia a Javier Fernández Quesada”.

Las actividades programadas constarán de una charla el lunes 11 de diciembre, a cargo de la investigadora Rosa Burgos, autora del libro El sumario Fernández Quesada ¿Una transición modélica? Así como de una mesa redonda el día 12 que, bajo el título “El final de la esperanza. A 40 años del asesinato de Javier Fernández Quesada”, reunirá a la propia Burgos, al abogado Rafael Abreu, al historiador Ramiro Rivas y al realizador Iván López, del que se proyectará el corto: “En la azotea nadie nos escucha”. Estas actividades se realizarán en el Colegio Mayor San Fernando, situado en el Campus Central de la ULL,  a partir de las 19: 00 horas los referidos 11 y 12 de diciembre. De la misma forma, el 12 de diciembre, a las 12:00 horas, tendrá lugar, en la escalinata de la Central, el homenaje institucional de la ULL en recuerdo del estudiante asesinado, en el que se contará con la presencia de la familia Fernández Quesada.

Los actos organizados por AMEC finalizarán el viernes 15 de diciembre con un encuentro poético musical que se celebrará, a partir de las 20:30 horas, en el hall del Edificio Central de la ULL.

AMEC espera que estas actividades sirvan también para reforzar la solicitud que el grupo hizo al rector, en la pasada sesión del Claustro, de convertir el 12 de diciembre en “Día Institucional lectivo  de la Universidad de La Laguna en recuerdo de Javier Fernández Quesada”.

En La Laguna, a 3 de diciembre de 2017

ASAMBLEA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CANARIO

 

Javier Fernández Quesada, memoria, resistencia y lucha (1977-2016)

Se cumple un nuevo aniversario, el 39, del asesinato del estudiante Javier Fernández Quesada. Un año más nos sentimos en la necesidad de recordar a Javier. No se trata de recordar por el mero hecho de no olvidar, que ya es importante, sino de recordar por el sentido profundo que tiene el recuerdo como principal arma de lucha y de resistencia de los pueblos.

15497892_10211478015651914_391920923_n

MEMORIA. La memoria es un componente esencial de la lucha de pueblos y colectivos humanos empeñados en reafirmarse desde el presente y reconocerse en un pasado consciente común. La memoria, como actividad real, es también acción. La memoria, el recordar consciente, implica un movimiento. Cuando se ejercita la memoria sabemos que hay cosas que cambian, que se trastocan y ya no pueden ser lo mismo que eran antes. La memoria, cuando el recuerdo refiere algo luctuoso y terrible, revuelve nuestro presente, lo conmueve.

No olvidar a Javier Fernández Quesada, estudiante de Biológicas de la Universidad de La Laguna, abatido el 12 de diciembre de 1977 por guardias civiles en el hoy conocido como Campus Central de la ULL, representa uno de esos movimientos de conciencia impulsados por la memoria, memoria que es catarsis, es decir: transformación y liberación.

RESISTENCIA. El dolor por la muerte de Javier, su vil asesinato, es un motivo de resistencia. Resistir es mantenerse en pie. Resistir es levantarse y seguir avanzando. Es impedir que algo atraviese tu lucidez despierta, que algo te atraviese como esa bala que mató a Javier y te paralice, y no seas capaz de seguir aguantando.

El asesinato de Javier, ese instante, ese escenario –imagen detenida y petrificada ya- se suma a todos los escenarios que se vivieron ese día y los días siguientes cuando un pueblo decidió armarse de crepones negros de resistencia.

Javier es motivo y ejemplo de resistencia, su mirada -detenida por el fogonazo mortal fascista- es bandera solemne para las que no se rinden y no se arrepienten de ser de ese tipo de personas de moral indestructible.

LUCHA. El contexto en el que cae asesinado Javier Fernández Quesada es un contexto de lucha. Los trabajadores y estudiantes -unidos de conciencia y reivindicación- tienen que enfrentar la acometida sangrienta de los esbirros del poder.

Mientras, en sus despachos-pesebre, los Mardones Sevilla se sienten profundamente orgullosos de sus miserias; esos despojos de humanidad rezuman el aliento de la muerte y las ratas del sistema -armadas hasta los dientes- disparan contra las que luchan. Sonaron 200 descargas de odio criminal contra trabajadores y estudiantes, contra el pueblo. Javier cae asesinado, el pueblo se retuerce en el dolor de sus entrañas atravesadas de muerte.

Javier Fernández Quesada sigue siendo lucha hoy. Nunca dejaremos de pedir justicia y reparación por su asesinato ese 12 de diciembre maldito de 1977. Pero Javier también, su recuerdo, se proyecta como tradición lagunera y estudiantil de lucha, presente y futuro, consciencia y dignidad para las que desde aquí queremos un mundo diferente. Javier condensa todos los sueños, los sueños y esperanzas de las cuatro últimas décadas del movimiento estudiantil canario, Javier es Memoria, Resistencia y Lucha.

Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC)

Javier, no olvidamos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cada 12 de diciembre Javier Fernández Quesada sigue muriendo a manos de la Guardia Civil. Javier fue asesinado el 12 de diciembre de 1977.cartel quesada14 Javier murió golpeado por una bala. La bala que mató a Javier Fernández Quesada fue disparada por su asesino. No fue un golpe metafísico, extraño al mundo, el que mató a Javier. Fue un golpe mundano el que segó para siempre su vida. La bala partió del arma de su asesino. El hombre que mató a Javier Fernández Quesada vestía de uniforme. El asesino recibía órdenes. Las órdenes las daban políticos que también tienen nombre. Hay muchas cosas en la muerte-asesinato de Javier Fernández Quesada que se escapan de lo puramente casual. La casualidad tiene sus mártires y sus asesinos. NI OLVIDO NI PERDÓN.

“…EL PODER ASESINA DE NUEVO…”

Hermano de sangre,

de tierra

de esta pobre tierra;

¡¡Qué insoportable desfile amenazante!!

Desfile de pedazos de violencia salvaje,

delegados del orden,

de la muerte.

Se me pone la piel hirviendo en alaridos de rabia,

al verte tan callado.

¡Pobre pueblo enmudecido!

Pobre pueblo.

Vinieron con mordazas,

vinieron a enterrar la protesta,

vinieron a silenciar el llanto.

Invadieron las calles.

¡Hijos del pueblo, los llaman sus mandos!

Sádicos perros de cuarteles,

dice esta pobre tierra.

¡QUE DOLOR DE IMPOTENCIA SUME NUESTROS SERES!

¡Pobre pueblo!

Y siguieron todos caminando,

metralleta en mano,

repartiendo patadas a diestro y siniestro,

humillando en carcajadas groseras,

la ternura de esta tierra,

de esta pobre tierra.

Vergonzosamente arrodillaron a mi hermano,

a tu hermano.

Y golpe tras golpe le hicieron tragar el

crespón negro.

También las ratas de despacho,

las tiñosas ratas de los pactos sociales

disparan sus discursos,

¡hablaron en nombre de la paz,

del orden democrático!

¡HIPÓCRITAS!

¡SALTEADORES DE LA RAZÓN!

Y callo ya mi voz cediendo la palabra a esta

Pobre tierra

12 de diciembre de 1977

A la inocencia de Javier Fernández Quesada, muerto sin saber por qué el poder lo eligió a él.

Fernando Pérez Martín. “¡Grita, Canarias, grita!” (1979)