AMEC denuncia que Martinón “no respeta las mínimas demandas estudiantiles”

La aprobación del Calendario Académico para el próximo curso deja en evidencia el verdadero talante del rector de la ULL”  

El profesorado en la ULL es enemigo de los intereses estudiantiles, y no es posible ningún tipo de acuerdo democrático con los docentes”

AMEC volvió a pedir el cese de Andrés Falcón Armas, responsable del Servicio de Inspección de la ULL

Para la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), principal grupo de representación estudiantil de la ULL, Antonio Martinón “se  quitó definitivamente la careta de demócrata y dejó ver su verdadero rostro de rector antiestudiantil”. La aprobación del Calendario Académico para el próximo curso, “contra los intereses del alumnado”, en la sesión del Consejo de Gobierno de este miércoles, “deja en evidencia –según la representación estudiantil- el verdadero talante del rector de la ULL”.

Imagen de la sesión del Consejo de Gobierno de este miércoles.

AMEC considera que Martinón “se ha ratificado como el mejor heredero de su antecesor en el cargo, Eduardo Doménech Martínez”. El que fuera gobernador civil en el Tenerife de finales de los 80, demuestra, según el colectivo, “su desprecio por el alumnado y que no es capaz de cumplir su promesa de no aprobar nada contra los deseos del estudiantado”. En ese sentido, se debe apuntar que los nueve alumnos y alumnas presentes en la sesión del Consejo de Gobierno votaron en contra de la propuesta de Calendario, y, a las puertas de la sede del órgano, un nutrido grupo de estudiantes reclamaba una ULL democrática que tuviera en cuenta sus necesidades.

Vicente Pedrero y  Carmen Rosa Sánchez López

Según AMEC, Vicente Pedrero, presidente de la Junta del PDI, y Carmen Rosa Sánchez López, vicerrectora de Ordenación Académica y Profesorado, han jugado un papel fundamental a la hora de “extirpar” los derechos estudiantiles y tratar de “ningunear y apagar la resistencia del alumnado”. Esto, según la representación estudiantil, “deja claro que las mínimas demandas del estudiantado molestan al profesorado”, algo que confirma que “el profesorado en la ULL es enemigo de los intereses estudiantiles, y no es posible ningún tipo de acuerdo democrático con los docentes”.

Una sesión del Consejo de Gobierno “irregular”

Los estudiantes también denunciaron que la sesión del Consejo de Gobierno no se convocara de forma adecuada, “al no respetarse los plazos en su convocatoria establecidos por la normativa del órgano”.

En otro orden de cosas, AMEC volvió a pedir el cese de Andrés Falcón Armas, responsable del Servicio de Inspección de la ULL. Se debe recordar que no es la primera vez que el estudiantado solicita el cese de Falcón Armas, que fue “uno de los agentes de la represión orquestada contra AMEC por Eduardo Doménech Martínez”.

En La Laguna, a 24 de mayo de 2017

ASAMBLEA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CANARIO

Anuncios

Un año más, las salas de estudio de la ULL: el eterno problema

Desde AMEC, le hemos remitido un escrito al vicerrector de Estudiantes de la ULL, Alfonso Miguel García, para reclamar la mejora del servicio de salas de estudio que ofrece la ULL en estas fechas, puesto que las salas con las que contamos se encuentran masificadas en estos momentos. De la misma forma, volvemos a insistir en la necesidad de dotar a la ULL de un sistema telemático, que permita a los estudiantes informarse del nivel de ocupación de cada sala de estudios por medio de una consulta en la web oficial de la ULL o aplicación móvil.

ESCRITO: 

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), queremos trasladar nuestra preocupación respecto a la problemática que recurrentemente tiene lugar durante el periodo de convocatoria de exámenes.

En este sentido, las salas de estudio con las que actualmente cuenta la Universidad de La Laguna, se hacen insuficientes para la excesiva demanda que estas tienen en dicho periodo.

Además, debido a la masificación de las mismas, y la no información existente respecto a la ocupación que se producen en ellas, al alumnado le surge un problema añadido, pues, habiéndose desplazado para estudiar, al no haber sitio disponible se ve obligado a trasladarse y a deambular en busca de un lugar de estudios.

Por eso, desde nuestra organización, exigimos que se amplíe el servicio de salas de estudio de la ULL y se abran todas las salas de estudio que históricamente ha ofrecido la Universidad de La Laguna, para que el estudiando pueda prepararse en condiciones óptimas y así afrontar con éxito el periodo de exámenes.

Por último, demandamos, también, que se ponga en funcionamiento un sistema que informe sobre la ocupación que se produce en las salas de estudio para que, el estudiantado pueda evaluar sobre la oportunidad de acudir -o no- a determinada sala de estudio para que, de esa forma, se evite que el alumnado deambule en busca de un lugar donde estudiar.

 

Claustro [18 de abril] intervención de AMEC sobre la Fundación Empresa

Hay un concepto que llevamos manejando desde hace varios años a la hora de referirnos a la Fundación Empresa. Se trata de un concepto político, y que tiene todo el alcance y trascendencia de lo político, es decir, señala aspectos económicos, administrativos y de gestión. Ese concepto es “Universidad-B”.

La Fundación es en esencia una Universidad-B. Una forma eficaz de transforma lo público en privado, lo que -hasta cierto punto- es transparente, se convierte en algo opaco.

La Universidad-B funciona como ese hermano siamés malvado que termina por devorar a su hermanito “bueno”. La Universidad-B canibaliza la Universidad pública. La Fundación sirve para privatizar recursos y gestiones, y ofrecer servicios universitarios que quedan fuera de las posibilidades de fiscalización y del rendimiento de cuentas real.

Cristian Sima intervino en nombre de AMEC.

Este informe que se nos presenta hoy, aquí, no significa gran cosa. Aunque eso no quiere decir que su lectura no se útil para preguntarse ¿Por qué la Fundación ofrece cosas que la ULL no podría ni soñar ofrecer? ¿Qué dificultades de gestión sufre la ULL que le impiden ofrecer servicios que han sido privatizados de facto por la Fundación?

La opinión del profesorado sobre la Fundación es buena. No lo dudamos. Nuca hemos notado una crítica comprometida con respecto a la Fundación por parte del profesorado de la ULL, y es algo que no nos sorprende. Lo que si nos llama la atención es esa agilidad de gestión y capacidad de movimientos que tienen algunos profesores cuando se mueven en sus cosas de la Fundación (sus títulos propios, cursos, etc.), y, como -por el contrario- cuando el movimiento se debe realizar en la Universidad-A, la cosa se ralentiza.

Por nuestra parte, rechazamos este modelo de gestión universitaria. Rechazamos que la Universidad pública se convierta en alimento de entramados de fiscalización imposible.

De la misma forma, los criterios empresariales y los discursos que hablan de los logros de los emprendedores, de la innovación y de la competitividad, permanecen lejos de los criterios que nosotras tenemos a la hora de valorar el éxito, puesto que lo entendemos como algo social, comunitario y colaborativo, y nos situamos a gran distancia de los marcadores que manejan los índices de éxito o fracaso conectados con el mercado, y centrados en la capitalización.