AMEC clausura el viernes sus jornadas de homenaje a Javier Fernández Quesada con un encuentro poético-musical

El viernes, a las 20:30 horas, en el hall del Edificio Central de la ULL, tendrá lugar el cierre de las jornadas de homenaje a Javier Fernández Quesada

Fernikhan, Dadda Wanche, Michael Maxoh y Queen Yashira amenizarán el acto

Recital poético abierto: “En memoria de Javier. Poesía y justicia”

La Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) cerrará, el próximo viernes, con el encuentro poético y musical: “Memoria y resistencia”, las jornadas que se han venido desarrollando para conmemorar el 40 aniversario del asesinato del estudiante de la ULL Javier Fernández Quesada.

AMEC propone un recital poético abierto bajo el lema: “En memoria de Javier. Poesía y justicia”, y las actuaciones musicales de Fernikhan, Dadda Wanche, Michael Maxoh y Queen Yashira.

El acto se desarrollará en el hall del edificio central, el mismo lugar donde Javier Fernández Quesada, el 12 de diciembre de 1977, murió asesinado “por los disparos de los guardias civiles que, a sangre y fuego, asaltaron el Campus Central de la ULL para reprimir a trabajadores y estudiantes”.

“Un crimen que continúa impune”

La Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) valora “de forma muy positiva” la charla que se ofreció el lunes y la mesa redonda del martes, ambas desarrolladas en el Colegio Mayor San Fernando, donde contaron con Rosa Burgos, autora de dos libros en los que se investiga el asesinato de Javier Fernández Quesada: “El sumario Fernández Quesada ¿Una transición modélica?” y “La bala que cayó del cielo. Crimen de Estado: el caso Fernández Quesada”.

La charla del lunes y la mesa redonda del martes, en la que además de Rosa Burgos participaron el historiador Ramiro Rivas, el abogado Rafael Abreu y el realizador Iván López, “han servido para seguir profundizando en un crimen que, 40 años después, continúa impune”.

cartel jornadas fernandez quesada 2017 (prensa)

AMEC organiza unas jornadas por el 40 aniversario del asesinato de Javier Fernández Quesada

Entre el 11 y el 15 de diciembre, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) organiza unas jornadas por el 40 aniversario del asesinato del alumno de la ULL Javier Fernández Quesada, estudiante de Biológicas de la ULL que cayó mortalmente herido bajo las balas disparadas por los guardias civiles que el 12 de diciembre de 1977 irrumpieron en el Campus Central de la Universidad, con la intención de reprimir una protesta estudiantil en apoyo de los trabajadores de varios sectores en huelga.

cartel jornadas fernandez quesada 2017 (prensa)

“Convertir la memoria en algo vivo”

AMEC ha considerado que para el 40 aniversario del asesinato de Fernández Quesada, se debe hacer un esfuerzo especial por recordar y “tratar de convertir la memoria en algo vivo, en una actividad real”, puesto que, como ellos mismos señalan, “este crimen ha marcado la historia de la institución académica lagunera”. De esta forma, para el colectivo estudiantil, “ejercitar la memoria se convierte en algo  indispensable y fundamental a la hora de dignificar y hacer justicia a Javier Fernández Quesada”.

Las actividades programadas constarán de una charla el lunes 11 de diciembre, a cargo de la investigadora Rosa Burgos, autora del libro El sumario Fernández Quesada ¿Una transición modélica? Así como de una mesa redonda el día 12 que, bajo el título “El final de la esperanza. A 40 años del asesinato de Javier Fernández Quesada”, reunirá a la propia Burgos, al abogado Rafael Abreu, al historiador Ramiro Rivas y al realizador Iván López, del que se proyectará el corto: “En la azotea nadie nos escucha”. Estas actividades se realizarán en el Colegio Mayor San Fernando, situado en el Campus Central de la ULL,  a partir de las 19: 00 horas los referidos 11 y 12 de diciembre. De la misma forma, el 12 de diciembre, a las 12:00 horas, tendrá lugar, en la escalinata de la Central, el homenaje institucional de la ULL en recuerdo del estudiante asesinado, en el que se contará con la presencia de la familia Fernández Quesada.

Los actos organizados por AMEC finalizarán el viernes 15 de diciembre con un encuentro poético musical que se celebrará, a partir de las 20:30 horas, en el hall del Edificio Central de la ULL.

AMEC espera que estas actividades sirvan también para reforzar la solicitud que el grupo hizo al rector, en la pasada sesión del Claustro, de convertir el 12 de diciembre en “Día Institucional lectivo  de la Universidad de La Laguna en recuerdo de Javier Fernández Quesada”.

En La Laguna, a 3 de diciembre de 2017

ASAMBLEA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CANARIO

 

AMEC pide que el 12 de diciembre se convierta en Día Institucional lectivo en la ULL en recuerdo de Javier Fernández Quesada

j fernand quesada (1)Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) aprovechamos para informarles de que ya está en marcha un homenaje por el 40 aniversario del asesinato del estudiante de la ULL Javier Fernández Quesada. Del 11 al 15 de diciembre se desarrollarán diversas actividades en las que esperemos que se animen a participar. Para nosotras es sumamente importante recordar a Javier Fernández Quesada por el enorme significado que tiene para esta comunidad universitaria y para la sociedad canaria en general. En ese sentido, el año pasado, en la víspera del 12 de diciembre, leíamos un discurso en homenaje a Javier, del que entresacamos las siguientes líneas:

“La memoria es un componente esencial de la lucha de pueblos y colectivos humanos empeñados en reafirmarse desde el presente y reconocerse en un pasado consciente común. La memoria, como actividad real, es también acción. La memoria, el recordar consciente, implica un movimiento. Cuando se ejercita la memoria sabemos que hay cosas que cambian, que se trastocan y ya no pueden ser lo mismo que eran antes. La memoria, cuando el recuerdo refiere algo luctuoso y terrible, revuelve nuestro presente, lo conmueve. 

No olvidar a Javier Fernández Quesada, estudiante de biológicas de la Universidad de La laguna, abatido el 12 de diciembre de 1977 por guardias civiles en el hoy conocido como Campus Central de la ULL, representa uno de esos movimientos de conciencia impulsados por la memoria, memoria que es catarsis, es decir: transformación y liberación”. 

SOLICITAMOS DESDE AMEC: que se pongan en marcha los mecanismos que sean necesarios para declarar el 12 de diciembre como DÍA INSTITUCIONAL LECTIVO en la ULL, y que cada 12 de diciembre o el viernes o lunes posterior a esa fecha en caso de caer en fin de semana, esta institución celebre un acto solemne donde trabajadores y estudiantes ejerciten la memoria en recuerdo del compañero Javier Fernández Quesada. 

 El olvido es la más infame de las traiciones que podemos cometer contra los mejores hijos de esta tierra.

 

Salutación de AMEC al Claustro de la ULL (Sesión claustral del 20 de diciembre de 2016)

Momento de la intervención del portavoz de AMEC, Carlos García Martín

Momento de la intervención del portavoz de AMEC, Carlos García Martín

Lo primero que deseo hacer hoy aquí, como portavoz de AMEC, es saludar a las personas que se incorporan hoy por primera vez al Claustro de la Universidad de La Laguna. Para ellas y ellos unas palabras: este es el órgano de gobierno más importante que tiene la Universidad, el más representativo, aunque eso no quiere decir que sea justa y equitativa esa representación. Pese a todo, este órgano es el más transparente y el que tiene un verdadero y genuino carácter universitario frente a un Consejo de Gobierno mediatizado por el rector de turno o un Consejo Social en el que la Universidad ejerce de oyente.

Por esa razón, deseamos interpelar a las personas que se incorporan a este órgano y a las que repiten asiento: es nuestra obligación, la de todas, defender este órgano, construirlo y reclamarlo; hacerlo nuestro y exigir que no sea un mero remanente de la Universidad del pasado. Cuando el poder pierde la legitimidad, comienza a ahorrar en democracia y en libertades. Cuando desde el Sistema se empiezan a percibir resistencias por parte de los “súbditos”, comienzan los recortes en los “instrumentos” de participación y comunicación.

La Universidad ha sido golpeada por ese tipo de políticas, y desde dentro, los quintacolumnistas, han permitido y permiten gobiernos muy poco universitarios. No se confundan, nosotras no estamos anhelando ninguna remota edad de oro de la Universidad, eso no existió nunca y mucho menos en la Universidad española, decadente y elitista; no, no estamos reclamando eso. Nuestras demandas señalan lo que refleja el primer párrafo del Preámbulo de los Estatutos de esta Universidad: esa necesidad que tenemos de reafirmar la Universidad como institución pública, “que intenta con todos sus medios ser una realidad cercana para todas las personas”.

Nosotras no ocultamos nuestro rechazo a un modelo de Universidad elitista, manoseada ya demasiado por intereses mercantilistas; rechazamos esa Universidad, porque ese modelo de Universidad es el que alberga los peores vicios y no aporta nada a la sociedad. La ULL debería ser el motor científico e intelectual de la sociedad canaria, y no lo es. De hecho, Canarias, pese a toda la inversión social que se hace en esta casa de estudios, no tiene en la ULL, ni en ninguna otra parte, ese referente científico e intelectual. La sociedad no encuentra el eco de sus demandas aquí, en la ULL. Y, paradójicamente, los muros que rodean nuestros campus son algo más que muros. La ULL se convierte, ya lo hemos dicho en otra ocasión, en una isla dentro de la isla.

La ULL vive aislada de la sociedad, de esa sociedad que espera que en esta institución se formen las nuevas generaciones que consigan, por fin, levantar estas ruinas, esta sociedad empobrecida, vilipendiada y desposeída, incluso de su alma, que también ha sido mercantilizada por algunos avispados. Canarias no ha contado nunca con la verdadera solidaridad y entrega de esta institución. Y esta institución no ha asumido su obligación de servicio y sacrificio por esta sociedad. La Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario, frente al apesebramiento de algunos, reclama sacrificios. Una mayor entrega a nuestra gente y una búsqueda de las verdaderas energías transformadoras. Queremos una Universidad que sea vanguardia de la nueva sociedad que se debe abrir, aquí, en esta tierra.

La Universidad de La Laguna debe ejercer su papel de Alma mater, referente intelectual para todo nuestro pueblo, esa es su obligación. Aunque para eso deberá hacer un esfuerzo profundo por depurar todos aquellos elementos reactivos que la envenenan y nos frenan en ese camino de servicio y entrega. La Universidad de La Laguna debe dar su particular “giro copernicano” y transformarse, demoler los falsos cimientos para abrirse definitivamente y, si es preciso, asumir una misión; una misión intelectual que, obviamente, no se convierta en doctrina, sino en nueva conciencia. Para ello, se deben abrir espacios de encuentro, espacios que sean reales y no meras escenificaciones o intentos de algo.

Para avanzar se deben hacer varias cosas, la más urgente: terminar con el autoritarismo del profesorado de esta casa. AMEC reclama una Universidad libre de autoritarismos, libre de sexismo y acoso. Reivindicamos una Universidad abierta al diálogo, pero nos cerramos frente a cualquier imposición.

Si verdaderamente se pretende avanzar, señor rector, se debe empezar por asumir que esta Universidad no está funcionando bien. No lo hemos hecho, pero nos han dado ganas de tener algún tipo de lapsus y llamarlo, no se lo tome a mal, llamarlo Antonio Doménech o Eduardo Martinón. Usted no lidera la Universidad del cambio, su Universidad no ha dejado atrás el pasado que tanto criticó hace casi dos años cuando empezó su precampaña como candidato a rector.

Señor rector, no nos hable de reconciliación. Aquí no hay nada que reconciliar. La ULL reclama sus esfuerzos y verdadera entrega. No se puede decir que se representa algo nuevo cuando se deja intacto el aparato político, económico y represivo del que le antecedió en el cargo. ¿Para cuándo una reforma de la ULL? ¿Para cuándo un ajuste de cuentas que dignifique esta institución? La Universidad de Eduardo Doménech y Antonio Rodríguez, su fiel escudero nada bonachón, sigue intacta después de casi dos años de que entráramos en la “era Martinón”. Mire, don Antonio, de nada sirve que alguien amarre los perros, si luego, cualquiera viene y los suelta de nuevo.

Queremos ver un esfuerzo claro que nos haga confiar que usted no es uno de esos demócratas de boquilla; un poco de movimiento real, gestos auténticos para considerar o intentar ver que usted tiene un verdadero interés por el cambio, que usted no pretende ser un epígono de algo que tuvimos y la antesala de algo peor que podría estar por llegar. La ULL demanda sacrificios, liquidar reacciones y depurar conductas. Haga algo que lo dignifique frente a los que lo critican, haga caso a esta vanguardia estudiantil que representamos y pierda el miedo. Se lo pedimos con firmeza, Antonio Martinón, destituya, de una vez por todas, al alumno-inspector Andrés Falcón Armas; y depure toda la institución hasta que entre todas podamos conseguir la eficacia que nos demanda la sociedad canaria. No se emperre en reformas estatutarias que apuntan a recortes en derechos estudiantiles, y ponga en marcha aquellos reglamentos que sean necesarios para dotar de derechos, de verdaderos derechos, al estudiantado. El Reglamento Disciplinario de 1954 es un insulto a la dignidad del estudiantado, hay que poner en marcha un reglamento de convivencia, es urgente, es necesario, un reglamento que quite sentido y competencias a ese desecho del franquismo.

Señor Martinón, también se hace necesario, urgente, en esta nueva legislatura claustral que se abre hoy, que usted y su equipo se comprometan de una vez por todas con todas aquellas sugerencias y demandas que les hacemos. Responda a los escritos que le hacemos llegar, dígale a su equipo que dé respuesta a todos aquellas aportaciones que les hacemos para mejorar esta Universidad. No es AMEC la que está esperando respuestas, son los alumnos y alumnas de la ULL.

  • El alumnado de Enfermería, en La Palma, escrito presentado el 17 de noviembre por AMEC y dirigido a usted, está esperando su respuesta y sus soluciones a los problemas que padecen. ¿Cuándo va a responder?
  • Sobre el “cambio de turno” en los centros y las facultades que demandan dicho servicio, propuesta de AMEC para “un cambio de turno racional” presentada a la secretaria general de la ULL el 7 de noviembre. Sin respuesta.
  • Los problemas de alumbrado de la ULL, escrito dirigido a la gerente de la ULL el 21 de octubre. Sin respuesta.
  • El 14 de octubre le remitimos a usted, señor rector, nuestra petición para que se deje de excluir del bono de transporte universitario a los estudiantes mayores de 26 años, ¿Qué gestiones ha realizado? Sin respuesta.

Y podríamos seguir, estos son solo algunos ejemplos de la forma en la que se trabaja en esta institución y de cómo se afrontan las demandas estudiantiles.

Pero, debemos ir terminado, y deseamos hacerlo con una demanda de consenso y responsabilidad a usted señor rector y a toda la comunidad universitaria representada por este Claustro. El pasado 12 de diciembre se cumplieron 39 años del asesinato en el Campus Central de la ULL del estudiante Javier Fernández Quesada, y el 24 de septiembre se cumplieron 40 años del asesinato del también estudiante de la ULL Bartolomé García Lorenzo. Queremos –reclamamos- que ambos sean recordados con dignidad por esta casa. Eran sus estudiantes, lo mejor de una generación sacrificada por los perros fascistas que no quisieron abandonar el poder y decidieron perpetuarse, como así lo hicieron, la ULL les debe más que un desdibujado recuerdo. Reclamamos que el 24 de septiembre y el 12 de diciembre sean días donde la institución dedique algo de su tiempo a dignificar la memoria de nuestros estudiantes caídos.

Señor rector, compañeras claustrales, tomen nota y actúen en consecuencia.

Muchas gracias y buenos días

Sobre el asesinato de Javier Fernández Quesada: “Un muerto más, ni un responsable”

Fragmento del artículo de Rosa Burgos publicado este domingo en Público sobre los asesinatos de Javier Fernández Quesada y Manuel José García Caparrós. Ver artículo completo en el siguiente enlace: http://www.publico.es/politica/favores-envenenados-casos-transicion-garcia.html

Javier Fernández Quesada

Javier Fernández Quesada

Ocho días después de la muerte de García Caparrós, otro joven, Javier Fernández Quesada, sale del piso de estudiantes que comparte con sus hermanos en La Laguna. Bajo el brazo lleva una carpeta con apuntes de Biológicas, y en su mente muchas utopías e ilusiones. Cuando esa mañana se viste tampoco imagina que la camiseta blanca y el jersey azul marino de lana iban a ser atravesados por una bala disparada por un guardia civil en el mismo campus universitario.

Un disparo certero de los más de doscientos que efectuó el 12 de diciembre de 1977 la Guardia Civil en ese recinto. Los casquillos, a montones, se encontraron cerca de donde mataron a Javier, pero también a más de quinientos metros. Muchos estudiantes los recogen y los entregan en las dependencias judiciales. Algunos guardias civiles también lo hacen, pero no consta su entrega a ningún juez. Favores. La bala que lo mató nunca apareció, aunque por los datos de la autopsia se sabe que era un proyectil propulsado por un arma corta. Las armas cortas que ese día llevaban eran las pistolas Star de 9 mm corto y largo, y casquillos de ese tipo, ocho en total, forman parte de las piezas de convicción.

15497892_10211478015651914_391920923_n

Ningún guardia civil reconoce haber disparado armas de ese tipo. El sumario tramitado por la jurisdicción militar, que fue la competente, es muy deficiente, ya que ni siquiera se concretan los agentes que entran al recinto, las armas que portaban, ni se hacen pruebas de balística. En las declaraciones no constan sus datos personales, como el D.N.I. o el lugar y fecha de nacimiento. Favores. Todo se generaliza para esconder la verdad, pero la verdad resurge al entrelazar ciertas declaraciones, aunque hay detalles, los más importantes, como quién mató a Javier, que nunca se sabrán.

Tampoco sabremos nunca las armas que llevaban los mandos: el teniente coronel Antonio Encinas Cueto; el coronel jefe del tercio Manuel González López; ni el comandante ayudante Palau. No se sabe porque nunca se les preguntó, aunque todos estaban allí, en el recinto universitario, cuando los disparos. A todos ellos se les tomó declaración. A todos menos a uno: al comandante ayudante. Sin embargo, sí asistió a la junta de orden público que convocó el gobernador civil Luis Mardones después de la muerte de Javier, pero no a la que se celebró el día anterior. ¿Por qué? ¿Qué tenía que informar que no consta en ningún lado?

En el sumario nunca se identificó totalmente ya que siempre se aludía a él por su cargo: comandante; y por su apellido: Palau. Es en la hemeroteca del periódico ABC de fecha 27/9/1989 donde figuraba su nombre y apellidos y, también, su foto. El comandante Palau había ascendido a coronel, y el citado periódico daba la noticia de su toma de posesión en un acto presidido por el Delegado del Gobierno en Canarias, ahora ex Fiscal General del Estado, Eligio Hernández. Pero, ¿quién es Manuel Palau Carrera?

Manuel Palau dejó la carrera militar, pero no Santa Cruz de Tenerife, donde aún vive y donde ha realizado algunos negocios inmobiliarios relacionados con su segunda carrera, la de aparejador. Ha mantenido buenas relaciones con el gobierno canario, de CC, pues en el año 1995 se le adjudicó, por contratación directa y por 10 millones de pesetas, la elaboración, valoración e informatización de los bienes inmuebles del patrimonio de la isla de Gran Canaria. Goza de buen reconocimiento en la isla de Tenerife, es socio honorífico del Real Casino de Tenerife y presidente del consejo de administración de La Palma Golf S. L.

Todos los mandos de la Guardia Civil que entraron en la Universidad de La Laguna el 12 de diciembre de 1977 fueron condecorados años después. Al teniente coronel Antonio Encinas Cueto, en 1984, se le concedió la Gran Cruz de San Hermenegildo. El coronel jefe del tercio Manuel González López fue condecorado, en 1982, con la cruz de plata. A Manuel Palau Carrera se le concedió la medalla del Sahara en el año 1980. También Luis Mardones, entonces gobernador civil de Tenerife, y durante veinticinco años diputado por CC, tiene su condecoración: la Gran Cruz del Mérito Militar, concedida en 1999.

Luis Mardones, máxima autoridad cuando matan a Javier, difunde rumores maliciosos para que sirvieran de cortina de humo y resguardaran a los auténticos autores. El día que se jubiló como diputado, el entonces presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, le dijo: “Puede irse tranquilo, ya tiene un sitio en la mejor historia de la democracia y del Congreso de España. Muchas gracias por todo lo que ha hecho y espero que disfrute de la vida”. Siguiendo ese consejo hoy nos lo podemos imaginar sentado en un cómodo sillón del paseo marítimo, comentando a ciertos amigos: “Hicimos bien…hicimos bien”.

Javier Fernández Quesada, memoria, resistencia y lucha (1977-2016)

Se cumple un nuevo aniversario, el 39, del asesinato del estudiante Javier Fernández Quesada. Un año más nos sentimos en la necesidad de recordar a Javier. No se trata de recordar por el mero hecho de no olvidar, que ya es importante, sino de recordar por el sentido profundo que tiene el recuerdo como principal arma de lucha y de resistencia de los pueblos.

15497892_10211478015651914_391920923_n

MEMORIA. La memoria es un componente esencial de la lucha de pueblos y colectivos humanos empeñados en reafirmarse desde el presente y reconocerse en un pasado consciente común. La memoria, como actividad real, es también acción. La memoria, el recordar consciente, implica un movimiento. Cuando se ejercita la memoria sabemos que hay cosas que cambian, que se trastocan y ya no pueden ser lo mismo que eran antes. La memoria, cuando el recuerdo refiere algo luctuoso y terrible, revuelve nuestro presente, lo conmueve.

No olvidar a Javier Fernández Quesada, estudiante de Biológicas de la Universidad de La Laguna, abatido el 12 de diciembre de 1977 por guardias civiles en el hoy conocido como Campus Central de la ULL, representa uno de esos movimientos de conciencia impulsados por la memoria, memoria que es catarsis, es decir: transformación y liberación.

RESISTENCIA. El dolor por la muerte de Javier, su vil asesinato, es un motivo de resistencia. Resistir es mantenerse en pie. Resistir es levantarse y seguir avanzando. Es impedir que algo atraviese tu lucidez despierta, que algo te atraviese como esa bala que mató a Javier y te paralice, y no seas capaz de seguir aguantando.

El asesinato de Javier, ese instante, ese escenario –imagen detenida y petrificada ya- se suma a todos los escenarios que se vivieron ese día y los días siguientes cuando un pueblo decidió armarse de crepones negros de resistencia.

Javier es motivo y ejemplo de resistencia, su mirada -detenida por el fogonazo mortal fascista- es bandera solemne para las que no se rinden y no se arrepienten de ser de ese tipo de personas de moral indestructible.

LUCHA. El contexto en el que cae asesinado Javier Fernández Quesada es un contexto de lucha. Los trabajadores y estudiantes -unidos de conciencia y reivindicación- tienen que enfrentar la acometida sangrienta de los esbirros del poder.

Mientras, en sus despachos-pesebre, los Mardones Sevilla se sienten profundamente orgullosos de sus miserias; esos despojos de humanidad rezuman el aliento de la muerte y las ratas del sistema -armadas hasta los dientes- disparan contra las que luchan. Sonaron 200 descargas de odio criminal contra trabajadores y estudiantes, contra el pueblo. Javier cae asesinado, el pueblo se retuerce en el dolor de sus entrañas atravesadas de muerte.

Javier Fernández Quesada sigue siendo lucha hoy. Nunca dejaremos de pedir justicia y reparación por su asesinato ese 12 de diciembre maldito de 1977. Pero Javier también, su recuerdo, se proyecta como tradición lagunera y estudiantil de lucha, presente y futuro, consciencia y dignidad para las que desde aquí queremos un mundo diferente. Javier condensa todos los sueños, los sueños y esperanzas de las cuatro últimas décadas del movimiento estudiantil canario, Javier es Memoria, Resistencia y Lucha.

Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC)

Presupuestos ULL: intervención de AMEC en el Claustro (14/12/2015)

AMEC fue el único grupo claustral en presentar propuestas de resolución (22). Todas fueron aprobadas. 

***

Antes de comenzar nuestra intervención, queremos recordar que hace dos días, el pasado 12 de diciembre, se cumplieron 38 años del asesinato del estudiante de la Universidad de La Laguna Javier Fernández Quesada. Javier fue asesinado en el contexto de una feroz represión, una represión que no podemos considerar -como cartel javier38añosse ha pretendido hacer creer- el fruto amargo de los últimos coletazos de un régimen que se extinguía. El asesinato de Javier y el de muchos otros, como el de Bartolomé García Lorenzo, estudiante de magisterio en la ULL (asesinado en septiembre del 76), son la prueba fehaciente del continuismo y el falso cambio de régimen. Las élites dirigentes se vieron en la necesidad de adoptar ropajes democráticos, pero sin perder ninguno de sus privilegios políticos y económicos. En este sentido, la única manera que tuvieron de controlar la denominada “transición” fue mediante la aplicación del terror. El terror jugó un papel fundamental a la hora de neutralizar a las fuerzas realmente democráticas, el terror domesticó partidos y conciencias. Javier Fernández Quesada, junto con muchos otros asesinados o represaliados, fue una víctima del terror del continuismo. Victima de ese “cambiar todo para que nada cambie”.

El reverso de la memoria es el olvido. Nosotros nos negamos a olvidar. Recordar a Javier es un acto de dignidad y de resistencia.

***

Señor rector, el Claustro es, según el Artículo 151.- 1. de los Estatutos de esta Universidad:  “el máximo órgano representativo y deliberante de la Universidad de La Laguna”. Y como máximo órgano representativo, y por eso que denominan ustedes “salud democrática”, este órgano se debe reunir más a menudo. La misión de este órgano es acompañar la gestión de este casa de estudios, gestión que debe tener una lectura política, debemos reunirnos para deliberar, reflexionar, criticar y representar a la comunidad universitaria, comunidad que también es “comunidad política”.

Un momento de la intervención del portavoz de AMEC

Un momento de la intervención del portavoz de AMEC

El Claustro debe ser, si se nos permite la metáfora, la sala de máquinas que mueva esta enorme y complicada “nave”. Cualquier pretensión de movilizar esta institución sin contar con el Claustro, terminará por alejar a los dirigentes de esta casa -al rector y su equipo- de la comunidad universitaria. El Claustro, como órgano de representación, debe funcionar.

Señor Martinón: no desprecie este órgano de representación. El debate, la discusión, incluso el enfrentamiento político, los consensos y los desacuerdos, son el alimento de futuro porque construyen universidad. El conflicto, los choques de ideas, son fundamentales si pretendemos un movimiento real -el cambio de paradigmas- que nos permita avanzar. Sin movimiento no hay Universidad. La Universidad no puede ser un lugar anquilosado, un lugar negado al futuro y las transformaciones. Señor Martinón: no tenga miedo a este órgano, no rehúya la confrontación política.

Esta sesión claustral no debe ser un mero trámite administrativo. Esta sesión claustral debe servir para orientar, al menos de cara al futuro, la política presupuestaria de la ULL. De lo contrario, es de temer que su gestión se caracterice por ser la gestión de una herencia, de una mala herencia. De usted depende. Usted es el que tendrá que decidir si se dedica a  la gestión del pasado o si apuesta por el futuro.

Pero debe recordar que el futuro solo estará garantizado si se rompe de una forma real con el pasado. Usted no se puede convertir en el triste gestor de la herencia, de la mala herencia, de Eduardo Doménech Martínez. En este sentido, no debe ignorar que estos presupuestos desprenden un hedor muy característico. No nos engañamos, estos presupuestos representan el continuismo, la misma gestión sin futuro a la que nos abocó su antecesor en el cargo.

La ruptura con el pasado nos abrirá las puertas, nos permitirá pensar la ULL de una forma diferente, nos permitirá romper con los pies de plomo, la lentitud, superar la anemia estructural que amenaza el futuro de la institución pública más importante del Archipiélago. Pero para que se produzca una ruptura real, debemos ser capaces de asumir con firmeza la responsabilidad que supone la gestión de una institución de estas características. En este sentido, el saneamiento económico reclama del rector una actitud crítica, un proceder diligente, sin miedos. Se deben superar los miedos escénicos  y no se debe ser cómplice de un pasado oscuro. La sociedad canaria reclama de su Universidad un mayor grado de transparencia y la correcta gestión de los recursos que en ella se invierten.

La transparencia solo se puede garantizar si realizamos un juicio apropiado del pasado. No debemos comprometernos con esa mala herencia que le referimos anteriormente. En este sentido, no continúe ignorando la solicitud que le hicimos en su momento: la ULL y las fundaciones que estén vinculadas a esta institución deben pasar por una auditoría económica y administrativa. Ignorar esto, señor rector, supone comprometerse demasiado con lo anterior.

Precisamente, estos presupuestos están anclados en la misma lógica de naufragio que los presupuestos de años anteriores. La misma lógica del recorte. Recortes que perjudican, como en años anteriores, al alumnado. Son los servicios destinados a los estudiantes los que se ven retocados por la “tijera”. No dudamos en calificar estas partidas presupuestarias como partidas de la vergüenza. Se reducen las ayudas a los estudiantes menos favorecidos, se reduce la dotación presupuestaria para bonos de comedor, bolsas de viajes, ayudas de guardería, becas… Las becas de los Colegios Mayores y la Residencia Universitaria aumentan de una forma miserable.

Sus presupuestos, señor rector, mantienen la misma línea que los del año pasado, aunque no deja de sorprender como se ha metido la tijera descaradamente en los servicios ofertados al alumnado, mientras que las partidas de “otros gastos”, partidas sin especificar, suman 814.080,09 euros. ¿Dónde va ese dinero?

Señor Martinón, ¿por qué lo único que sube alegremente todos los años es el sueldo de la gerenta? ¿No sería conveniente explicar a la comunidad los entresijos de la gestión económica anterior? ¿Qué nos puede decir de los casi 50.000 euros que pagamos de intereses del préstamo CEI Canarias Campus Atlántico Internacional?

Señor rector, AMEC no se identifica con estos presupuestos. No son nuestros presupuestos. Tampoco representan el modelo de Universidad que queremos. Para nosotros hay futuro mientras se tenga en cuenta las necesidades del colectivo estudiantil, colectivo que nutre y da sentido a la Universidad. Estos presupuestos ignoran al alumnado. Precisamente, las propuestas de resolución que hemos presentado pretenden indicar donde advertimos las grandes carencias y omisiones.

Para que este fuera un documento mínimamente aceptable se tendrían que mejorar las partidas destinadas a los Colegios Mayores y la Residencia Universitaria (y que esto supusiera la bajada de precios en estos centros); se debería aumentar el presupuesto de todas las ayudas asistenciales; la subida, y no la bajada, de las ayudas en bonos de comedor (flexibilizando los requisitos para la obtención de los mismos); aumentar el presupuesto de las ayudas para estudiantes con especiales dificultades económicas; impulsar el uso de software libre para reducir el gasto en software privativo; se deberían aumentar las partidas destinadas a la recuperación de las instalaciones de la ULL y la eliminación de las barreras arquitectónicas; mejorar la financiación del circuito universitario de transporte, y, finalmente, nos parece fundamental poder contar con una documentación presupuestaria que sea clara, concisa, detallada y libre de manipulaciones. Si queremos ser una Universidad diferente, nos tenemos que distanciar de lo que ya hemos sido, de lo que, al parecer, no será tan fácil que dejemos de ser.

Señor rector, queremos una Universidad de futuro, por tanto, ha llegado la hora de romper con el pasado. Como ya le hemos dicho, de usted depende, usted tendrá que decidir.

Muchas gracias

Propuestas de resolución: 

AMEC fue el único grupo claustral en presentar propuestas de resolución (22). Todas fueron aprobadas. 

Javier Fernández Quesada: “Porvenir y posibilidad”

cartel javier38añosLa vida es un espejo estriado frente a mí; en él me veo reflejado como un presente extenuado por el pasado y sin fuerzas para acceder al porvenir. Es, en definitiva, la imagen de mi impotencia, siempre la misma imagen, el mismo rostro carente de expresividad. Expresando siempre el mismo sentimiento: cansancio. Posiblemente cansancio de no hacer nada, de no poder hacer nada, de no poder vaciarme de pasado, haciendo saltar en mil pedazos mi imagen reflejada en el falso espejo de la vida, dejando el camino libre de obstáculos hacia el porvenir, hacia mi posibilidad.

Porvenir y posibilidad son una sola cosa, porque qué es el porvenir sino la posibilidad de llegar, llegar a ser lo que en esencia soy. Es decir, llegar a convertirme en mí mismo, poder en definitiva realizarme bajo formas no alienadas. Pero luchar contra la alienación es luchar contra mí mismo, acabar con ella es suicidarme. Es destruir la imagen reflejada en el espejo, esa imagen que me produce náuseas, que me asquea de tenerla constantemente presente. Deseando estoy de ver llegar el momento en el que mi imagen se haga pedazos irremediablemente, el momento en que me transforme en mi asesino, para acabar con lo que he sido y comenzar a ser, andando por los caminos de la posibilidad, por los caminos de un porvenir libre.

(Texto de Javier Fernández Quesada hecho en 1977, año en que fue asesinado en la Universidad de La Laguna)

Más sobre el asesinato de Javier Fernández Quesada: JAVIER 12D

Javier, no olvidamos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cada 12 de diciembre Javier Fernández Quesada sigue muriendo a manos de la Guardia Civil. Javier fue asesinado el 12 de diciembre de 1977.cartel quesada14 Javier murió golpeado por una bala. La bala que mató a Javier Fernández Quesada fue disparada por su asesino. No fue un golpe metafísico, extraño al mundo, el que mató a Javier. Fue un golpe mundano el que segó para siempre su vida. La bala partió del arma de su asesino. El hombre que mató a Javier Fernández Quesada vestía de uniforme. El asesino recibía órdenes. Las órdenes las daban políticos que también tienen nombre. Hay muchas cosas en la muerte-asesinato de Javier Fernández Quesada que se escapan de lo puramente casual. La casualidad tiene sus mártires y sus asesinos. NI OLVIDO NI PERDÓN.

“…EL PODER ASESINA DE NUEVO…”

Hermano de sangre,

de tierra

de esta pobre tierra;

¡¡Qué insoportable desfile amenazante!!

Desfile de pedazos de violencia salvaje,

delegados del orden,

de la muerte.

Se me pone la piel hirviendo en alaridos de rabia,

al verte tan callado.

¡Pobre pueblo enmudecido!

Pobre pueblo.

Vinieron con mordazas,

vinieron a enterrar la protesta,

vinieron a silenciar el llanto.

Invadieron las calles.

¡Hijos del pueblo, los llaman sus mandos!

Sádicos perros de cuarteles,

dice esta pobre tierra.

¡QUE DOLOR DE IMPOTENCIA SUME NUESTROS SERES!

¡Pobre pueblo!

Y siguieron todos caminando,

metralleta en mano,

repartiendo patadas a diestro y siniestro,

humillando en carcajadas groseras,

la ternura de esta tierra,

de esta pobre tierra.

Vergonzosamente arrodillaron a mi hermano,

a tu hermano.

Y golpe tras golpe le hicieron tragar el

crespón negro.

También las ratas de despacho,

las tiñosas ratas de los pactos sociales

disparan sus discursos,

¡hablaron en nombre de la paz,

del orden democrático!

¡HIPÓCRITAS!

¡SALTEADORES DE LA RAZÓN!

Y callo ya mi voz cediendo la palabra a esta

Pobre tierra

12 de diciembre de 1977

A la inocencia de Javier Fernández Quesada, muerto sin saber por qué el poder lo eligió a él.

Fernando Pérez Martín. “¡Grita, Canarias, grita!” (1979)