Discurso de AMEC: “Por una Universidad para todas las personas” (Huelga Estudiantil 26/10/2016) [FOTOS]

Hoy, 26 de octubre, hemos convocado una nueva jornada de huelga en la ULL para defender el derecho a poder cursar estudios universitarios; defender el derecho a poder empezar y también continuar nuestros estudios en la Universidad. Reclamamos una educación pública, y que la educación sirva para garantizar la formación de los jóvenes y de todas aquellas personas que deseen en algún momento de sus vidas formarse académicamente. Queremos un sistema educativo inclusivo, no un sistema meritocrático empeñado en excluir; empeñado en dejar en el camino a muchos alumnos y alumnas.

img_1440

Como parte del estudiantado universitario, deseamos transmitir toda nuestra solidaridad a nuestros compañeros y compañeras de enseñanzas medias. Sin denostar otras vías formativas, queremos y deseamos que -si es su aspiración- todos y todas puedan llegar a la Universidad, y, lo que es también muy importante, que puedan permanecer en ella; y que puedan concluir satisfactoriamente la titulación que hayan elegido.

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) rechazamos el elitismo, rechazamos una formación elitista para unos pocos; rechazamos la privatización encubierta y soterrada de la educación pública. Defendemos y defenderemos siempre una Universidad para todas las personas, una Universidad abierta, una Universidad al servicio de la sociedad y no al servicio de las SOCIEDADES ANÓNIMAS.

img_1417

Paola Vargas (AMEC) en un momento de su intervención

El movimiento estudiantil es consciente, desde hace muchos años, de los “avances” que desde el Gobierno y muchas otras instituciones -y desde la propia Universidad- se realizan para propiciar el desmantelamiento de un modelo de educación superior que tenía, pese a sus carencias, mucho de servicio público. Esta maniobra orquestada por los poderes político-empresariales ha ido minando el viejo modelo cultural universitario, que tampoco nos resultaba satisfactorio, y ha promovido una cultura universitaria calculada desde los postulados de lo que, desde hace ya unos cuantos años, venimos denominando neoliberalismo, aunque no sea ni nuevo ni liberal, y que más acertadamente podríamos señalar como “cultura de la desposesión”.

La desposesión no es otra cosa que la expropiación de nuestro derecho a una formación enriquecedora y, de esa forma, nuestra directa transformación en mano de obra precarizada y sujeta a valores que animan al esfuerzo y al sacrificio a cambio de una buena dosis de explotación. La cultura del esfuerzo no es otra cosa que nuestra entrega, sin rechistar, a un modelo productivo donde nuestros derechos deben estar supeditados a los beneficios que se pueden extraer de nuestro trabajo, de nuestros cuerpos-mercancía.

La cultura del esfuerzo no refiere en ningún momento la constancia real, objetiva y necesaria de las personas en las tareas que se emprenden, sean del tipo que sean, sino que refiere, más bien, una sujeción a silencios cómplices y obediencias alienantes. No se trata de inculcar una disciplina del trabajo “bien hecho”, sino la disciplina retorcida propia de un proceso de “construcción” del individuo basado en el “licuado” de la conciencia crítica, el intelecto y la creatividad.

Las “reválidas”, o como finalmente denominen a las barreras y obstáculos que les pongan a los alumnos y alumnas en su camino en las enseñanzas no universitarias, y todos los obstáculos que sufrimos ya en la Universidad, tienen como principal objetivo desmantelarnos como sujetos capaces de planificar nuestro futuro formativo y laboral. El objetivo es redirigirnos por aquellos itinerarios que complazcan mejor a los patronos del Sistema, llegando incluso a desecharnos directamente si lo consideran oportuno.

Y no exageramos, en los momentos actuales de crisis, la posibilidad de convertirnos en auténticos desechos del Sistema, la posibilidad de poder quedar excluidos del todo es real y se puede verificar. No tenemos los datos, y será muy difícil obtener esos datos de una forma precisa, porque esos datos han sido maquillados, pero estamos convencidas de que muchas se han quedado fuera, muchas personas han sido desechadas por este Sistema depredador y, ahora, ya solo son números y porcentajes indescifrables, han sido invisibilizadas por esa maquinaria devoradora de almas y sueños.

No lo ocultamos: a estas alturas, nos encontramos cansadas de predicar en medio de estas ruinas, que otros llaman sociedad civil, opinión pública, ciudadanía, pueblo, etc. Pero, pese a todo, seguimos albergando, en lo más profundo de nuestro ser, el deseo de comprometernos, luchar y resistir. Y esos son los universitarios y universitarias en los que cree la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario, los universitarios que se comprometen, luchan y resisten. Porque queremos una comunidad universitaria que sea respuesta crítica y apoyo moral para toda la sociedad canaria.

Por eso, porque lo que reclamamos debe ser dignificante, advertimos contra las derivas autoritarias de una parte del profesorado de esta Universidad. La convocatoria de esta jornada de huelga y las incidencias vividas alrededor de la misma son la evidencia palpable de lo que, sin miedo, afirmamos desde AMEC: estamos cansadas, muy cansadas, de que la pérdida de autoridad moral del profesorado se convierta en una reacción autoritaria, demagógica y profundamente antidemocrática contra el alumnado.  Y en este sentido, no dudamos en señalar al rector de esta Universidad, al señor Martinón, que informo al profesorado de nuestro derecho a la huelga, de nuestro derecho al paro de la actividad académica, en la tarde de ayer, y casi no informa. Si finalmente informó, fue por nuestra insistencia y perseverancia. Por esas razones, les debemos recordar que tenemos nuestros derechos, nuestra autonomía como sector de la comunidad universitaria, y eso se debe respetar. Nuestras decisiones se deben respetar porque, señor Martinón, la Universidad no es ningún “jardín de infancia” o parvulario.

Para terminar, unas palabras sobre la LOMCE, una vieja reflexión de AMEC sobre los procesos de privatización de las enseñanzas medias y su conexión con procesos similares vividos y sufridos en la Universidad:

La LOMCE es un paso más en el desmantelamiento de la educación pública y, al igual que el Plan Bolonia, supone la mercantilización de la enseñanza, la consolidación del alumno mercancía, la segregación por motivos           socioeconómicos, la instrumentalización del aprendizaje y la aplicación de criterios de productividad. La LOMCE debe ser ubicada en el marco de la progresiva privatización del sistema educativo, donde el regreso a las “reválidas” y la extinción de determinadas asignaturas vienen a complementar la agobiante reprogramación ideológica del alumnado”.

¡¡¡No a las “reválidas”!!!

¡¡¡Por una Universidad para todas las personas!!!

¡¡¡Viva la lucha de lxs estudiantes!!!

 

AMEC considera que la ULL puede frenar la pérdida de estudiantes

cropped-logo-2014.jpgLa Universidad no debe seguir esperando la complacencia del Gobierno de Canarias, sino que debe pasar a la acción.

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) se “coincide” con parte del análisis que se ofrece desde el Vicerrectorado de Estudiantes de la ULL a la hora de explicar el abandono de casi 3000 estudiantes en los últimos dos cursos, pero, de la misma forma, ven pertinente “un análisis más profundo de la realidad universitaria lagunera”. Desde AMEC, coinciden en afirma que “la crisis, las políticas de tasas y becas, y la normativa de permanencia” son causas objetivas que están haciendo abandonar las aulas de forma masiva, siendo el ejecutivo autonómico y el Ministerio los principales responsables; aunque, para la asamblea, “desde la Universidad no deben olvidar su particular responsabilidad en este tema”.

Futuro lastrado

Para AMEC, la gestión del anterior equipo de gobierno de la ULL, con Eduardo Doménech al frente, “ha lastrado el futuro de la institución”.malrollo domenech El anterior gobierno universitario participó  del diseño de “la peor normativa de permanencia del Estado”. Los anteriores dirigentes de la ULL, según los representantes estudiantiles, “no mostraron ningún tipo de resistencia frente a la desproporcionada subida de tasas decretada desde la Consejería de Educación en el curso 2012-2013”; siendo ese el curso de referencia para “comprender que la congelación o la bajada de las tasas en los siguientes cursos no tuviera un impacto positivo ni frenara el abandono masivo de los estudiantes”. En la misma línea, se denuncia que los decretos de tasas, desde el mencionado curso 2012-2013, «han propiciado el endeudamiento de muchos de los estudiantes que se vieron obligados a abandonar sus estudios (desde el mencionado curso el abandono de los estudios no exime de pagar las tasas académicas del curso matriculado). Muchos de los estudiantes que abandonaron se encontrarían ahora en una especie de “limbo”, puesto que la Universidad les impide reemprender sus estudios o trasladar sus expedientes hasta que no abonen la deuda.

Política desastrosa

Antonio Martinón

Antonio Martinón Cejas

En otro orden de cosas, desde AMEC se critica la política seguida por la ULL con respecto a la extinción de titulaciones, política que consideran “desastrosa” y que “ha provocado también el abandono de cientos de estudiantes”. Así, “el actual equipo de gobierno no ha hecho prácticamente nada por cambiar la estrategia trazada por Eduardo Doménech Martínez en esta materia”. La asamblea “no entiende las razones que tiene el actual rector, Antonio Martinón Cejas, para no romper con la dinámica del anterior equipo de gobierno”. Para los estudiantes, la ruptura “debe pasar primero por la doble auditoría de la ULL: contable y administrativa”, auditoría que precisamente solicitó AMEC el pasado mes de junio. De la misma forma, se deben revisar todas aquellas normativas y reglamentos desarrollados al amparo del anterior equipo de gobierno, reglamentos que no ofrecen soluciones al alumnado, sino todo lo contario. Entre otras muchas cosas, “la exigencia del B1 de inglés para acceder a los másteres está dejando fuera a muchos estudiantes”. Se debe recordar, como se manifestó desde la propia institución, que “la ULL es la única universidad española que, con carácter general, exige un nivel específico de idiomas para el acceso a todos los másteres”.

Pasar a la acción

En definitiva, AMEC entiende que “la Universidad no debe seguir esperando la complacencia del Gobierno de Canarias, sino que debe pasar a la acción”. En este sentido, “el rector  debe asumir su responsabilidad frente a la sociedad canaria y debe propiciar la movilización de toda la comunidad universitaria”. Se entiende que no se debe seguir “suplicando” una mayor dedicación del Gobierno canario con la ULL y sus estudiantes, sino que “se le debe exigir un trato adecuado y prioritario”. Como contrapartida, la Universidad “debe ofrecer a la sociedad canaria total transparencia y una mejora sustancial de la calidad educativa”.

En La Laguna, a 06 de noviembre de 2015

ASAMBLEA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CANARIO