Texto leído en rueda de prensa por AMEC sobre el acoso sexual en la ULL

Desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) saludamos la presencia de los medios de comunicación y agradecemos el acompañamiento de la Plataforma Feminista 8M Tenerife y del Foro contra la Violencia de Género de Tenerife.

Para comenzar queremos, de forma clara y contundente, denunciar la existencia de acoso sexual y sexista en la Universidad de La Laguna.

Tal y como lo recoge la Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, constituye acoso sexual cualquier comportamiento, verbal o físico, de naturaleza sexual y constituye acoso por razón de sexo o “sexista” cualquier comportamiento realizado en función del sexo de una persona. Ambos tipos de acoso lo son cuando tienen el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de la persona y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

Además en la misma ley se indica en el artículo 51 sobre los criterios de actuación de las Administraciones públicas, en su apartado “e”, que se debe de establecer medidas efectivas de protección frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo.

Por otro lado, en el Protocolo contra el acoso sexual y sexista de la ULL en su artículo 3 se expresa que no existe sólo el derecho a presentar denuncia, sino que también es suficiente con hacer una comunicación, y en el artículo 8, que señala quienes tienen la legitimación para presentar la reclamación o denuncia, se especifica que en el caso de no tratarse de la víctima del acoso, cualquier persona integrante de la Comunidad Universitaria que tenga conocimiento de la existencia de una conducta de acoso sexual o sexista, puede presentarla y, aunque la víctima no la ratifique, se podrá actuar de forma preventiva.

Basándonos tanto en la Ley Orgánica estatal, como en el propio Protocolo de nuestra universidad, exigimos que la Universidad de La Laguna asegure que esta institución esté libre de cualquier tipo de acoso sexual o sexista, y que actúe, no solamente cuando exista una denuncia de por medio, sino que prevenga y no tolere ningún caso de este tipo, tal y como se expresa en el artículo 62 de la ya mencionada Ley Orgánica.

Desde AMEC, llevamos años denunciando el acoso sexual y sexista en esta institución, tanto en su Claustro, como en su Consejo de Gobierno, y cada vez que hemos tenido la oportunidad. A pesar de ello, la respuesta desde el equipo de gobierno ha sido nula. Por ejemplo, se ha denunciado en reiteradas ocasiones que el hecho de que los aparcamientos del aulario de Guajara estén cerrados para el alumnado, genera situaciones de inseguridad e incluso presuntos casos de acoso sexual, especialmente para las alumnas que se ven obligadas a aparcar fuera del recinto universitario, con el agravante de que hay clases que acaban de noche. A día de hoy el acceso sigue restringido para el alumnado. De la misma forma, año tras año, llevamos reclamando la mejora del alumbrado en el interior de los Campus y solicitando que se gestione con el Ayuntamiento una mejora del alumbrado exterior, el resultado es el mismo: el inmovilismo por parte de las autoridades universitarias.

Esta última semana se han presentado varias denuncias de acoso sexual o sexista a través de AMEC, y esperamos que esto sirva de empuje para que se denuncien todas las situaciones de este tipo ya que consideremos que no se trata de casos aislados y puntuales, sino de un problema que está arraigado en la propia estructura de poder, por ello no es casualidad que los casos donde puede existir mayor miedo a denunciar sean aquellos que se dan por parte de profesores hacia las alumnas ya que hay una mayor vulnerabilidad porque existe una asimetría de poder.

Exigimos mayor transparencia a la hora de cuantificar los casos, incluyendo aquellos que son archivados, así como las comunicaciones no escritas o las indagaciones preventivas. Denunciamos la falta de compromiso de esta institución, y es que parece que para el rector, es más importante salvaguardar la honorabilidad de la institución antes que proteger a las víctimas y acabar con el dolor y el sufrimiento que provocan este tipo de situaciones.

Por último, desde AMEC hacemos un llamamiento a toda la Comunidad Universitaria a no mirar para otro lado e implicarse en la lucha por la erradicación del acoso sexual y sexista, y mostramos toda nuestra solidaridad y apoyo a todas las alumnas que han sufrido o sufren acoso sexual o sexista en la Universidad. Queremos que sepan que cuentan con AMEC, para prestarles ayuda, asesoramiento y acompañamiento, tanto si se animan a denunciar como si no.